Anuncio

La ONU hará un último intento para salvar su acuerdo político en Libia

Fotografía cedida por las Naciones Unidas, donde aparece el enviado de la ONU para Libia, Ghassan Salamé (en pantalla) dirigiéndose vía videoconferencia al Consejo de Seguridad durante una reunión sobre la situación en Libia hoy, miércoles 21 de marzo de 2018, en la sede del organismo en Nueva York (EE.UU.). EFE/Loey Felipe/ONU/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

Fotografía cedida por las Naciones Unidas, donde aparece el enviado de la ONU para Libia, Ghassan Salamé (en pantalla) dirigiéndose vía videoconferencia al Consejo de Seguridad durante una reunión sobre la situación en Libia hoy, miércoles 21 de marzo de 2018, en la sede del organismo en Nueva York (EE.UU.). EFE/Loey Felipe/ONU/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

EFE

El enviado de la ONU para Libia, Ghassan Salamé, anunció hoy un intento “final” de buscar enmiendas que permitan aplicar el acuerdo político impulsado por la propia organización en 2015 para poner fin al conflicto en el país.

“A partir de mañana, voy a iniciar un nuevo y final intento para lograr las enmiendas”, dijo Salamé al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Por videoconferencia desde Trípoli, el diplomático reconoció que hay “pocas posibilidades” de que esas modificaciones al acuerdo de 2015 se hagan efectivas.

Esas enmiendas son parte clave de un plan de acción presentado el pasado septiembre por Naciones Unidas para tratar de desatascar la situación en Libia, en guerra y dividida desde que en 2011 la OTAN contribuyera al triunfo de los rebeldes frente a la dictadura de Muamar al Gadafi.

De la mano de Salamé, la ONU busca un entendimiento entre los gobiernos rivales del este y el oeste del país para consolidar una estructura de poder única que facilite una transición.

Sin embargo, pese al optimismo de hace unos meses, por ahora no ha sido capaz de poner a las partes de acuerdo sobre las enmiendas que posibiliten la aplicación del acuerdo político.

Ese pacto, forzado por la propia organización en diciembre de 2015 dio lugar a la formación del actual gobierno en Trípoli, respaldado por Naciones Unidas, y el Consejo de Seguridad ha defendido siempre que es la única vía para salir de la crisis.

Salamé insistió hoy en que las enmiendas al acuerdo son únicamente una parte de su plan de acción y subrayó que la cuestión pierde importancia conforme el país se acerca a la celebración de elecciones, previstas para finales de este año.

Hoy, la ONG Human Rights Watch (HRW) instó a Naciones Unidas a intervenir para que tanto el Gobierno basado en Trípoli como su rival del este creen “condiciones propicias para un voto libre y justo” antes de apresurarse a celebrar los comicios.

“Libia hoy no podría estar más lejos del respeto del estado de derecho y los derechos humanos, y mucho menos en condiciones aceptables para la celebración de elecciones libres”, afirmó en un comunicado el subdirector de HRW para Oriente Medio y Norte de África, Eric Goldstein.

Salamé, mientras tanto, dejó claro que la ONU considera “vital” que antes de que se celebren las elecciones haya seguridad de que serán “incluyentes” y de que sus resultados se aceptarán.

“Para Naciones Unidas, trabajar para unas elecciones justas, libres y creíbles antes de fin de año está en lo más alto de nuestras prioridades”, dijo.

Mientras tanto, el diplomático avisó de que la situación sobre el terreno sigue siendo muy complicada, con continua violencia y conflicto en varias zonas.

Grupos extremistas, incluidos el Estado Islámico (EI) y Al Qaeda, siguen teniendo presencia en el país y distintos grupos armados continúan operando al margen de la ley y perpetrando abusos de los derechos humanos.

Además, Salamé destacó la mala situación económica de la mayoría de los libios, pese a que el país está produciendo más de un millón de barriles de petróleo al día.

El enviado de la ONU denunció la existencia de un “sistema económico de depredación” que sólo sirve a los intereses de los poderosos y que es “el principal obstáculo” para avanzar.

“Este sistema debe ser destruido. Los recursos deben ir a construir un estado fuerte y justo para todos y no a los bolsillos de unos pocos”, recalcó.


Anuncio