Anuncio

Exigirán en Washington ayuda a Puerto Rico seis meses después del huracán

EFE

Una coalición de organizaciones comunitarias y puertorriqueños afectados por el huracán María anunciaron hoy que protestarán en Washington el 20 de marzo, al cumplirse seis meses de la catástrofe, para exigir ayuda para familias en la isla y las que se vieron forzadas a emigrar.

Los manifestantes partirán desde diversos estados y Puerto Rico y harán una primera parada en la sede central de la Agencia para el Manejo de Emergencias (FEMA), para finalizar su protesta en el Congreso.

Será un día con una cargada agenda que además de la protesta incluirá reuniones con congresistas y en la que no descartan los actos de desobediencia civil para llamar la atención sobre la crisis humanitaria en la isla, dijo a Efe Sammy Nemir, portavoz de The Center for Popular Democracy.

De acuerdo con la coalición, que incluye también sindicatos, la “desastrosa respuesta del Gobierno federal ha sido más devastadora y dañina que el huracán”.

“Esta Administración (la del presidente Donald Trump) es responsable por la falta de recursos y de responsabilidad con los puertorriqueños a seis meses del huracán”, dijo durante una conferencia de prensa el activista José López de “Power for Puerto Rico Coalition”, creada tras el paso del huracán para ayudar a la isla.

Destacó que cerca de cumplirse seis meses de María, 300.000 personas han dejado la isla y medio millón no cuenta aún con el suministro de energía eléctrica, y las escuela y los hospitales no tienen materiales para brindar servicios.

Tras el paso del huracán, el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, prometió que el 95 por ciento del país tendría ese servicio antes de la Navidad. El huracán destruyó hogares y dejó en el suelo postes y cables del tendido eléctrico.

Cifras oficiales del Gobierno provistas este año aseguran que a un 89,43 % de los abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), una corporación pública, se les ha restaurado el servicio, pero aún hay miles de hogares esperando y las quejas son frecuentes en las redes sociales, incluso de los que ya lo tenían y lo perdieron.

Ante ese panorama, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, envió el pasado noviembre brigadas de trabajadores y camiones para ayudar a restablecer ese servicio.

La coalición aseguró además durante la conferencia que la privatización de servicios no es la respuesta, al referirse al anuncio de Rosselló que privatizará la AEE.

A la conferencia asistieron puertorriqueños que, tras perder sus hogares y ante la necesidad de ayuda médica para sus hijos, tuvieron que emigrar a Nueva York, aunque la mayoría se desplazó a la Florida.

Daiza Aponte llegó a esta ciudad en diciembre con sus hijas de 3 y de un año, que padece de asma y sufrió un paro respiratorio tras la tormenta debido a un hongo por la humedad en el hogar de su madre, donde se habían refugiado.

Como otras familias fue primero ubicada en un refugio para los sin techo, donde una de las noches con las temperaturas más gélidas no tuvieron calefacción, dijo a Efe.

Aponte ha sido trasladada a dos hoteles, que son pagados por FEMA, pero tiene que permanecer con sus niños en las habitaciones porque no se les permite salir al pasillo o estar en el vestíbulo.

Dijo además que le negaron en dos ocasiones la ayuda para comprar alimentos y que han podido comer gracias a otra familia puertorriqueña ubicada en el mismo hotel que comparte los alimentos.

“En Puerto Rico dicen que aquí hay vivienda pero no es así. Ha sido difícil”, dijo Aponte, quién desconoce qué pasará con ella y sus niñas ya que el contrato de FEMA con el hotel en que se encuentra finaliza el 20 de abril.

En la misma situación está Nellibelle Cordero, que emigró con tres hijos, el menor de ellos con autismo.

“Mi nivel de estrés pasó el límite y estoy en tratamiento siquiátrico”, dijo la mujer, quien aseguró estar “física y mentalmente exhausta” por la situación.


Anuncio