Anuncio

Consejo de Seguridad de la ONU exige que se facilite entrada de ayuda a Yemen

Vista general del pleno del Consejo de Seguridad de ONU. EFE/Archivo

Vista general del pleno del Consejo de Seguridad de ONU. EFE/Archivo

EFE

El Consejo de Seguridad de la ONU denunció hoy la enorme crisis humanitaria que se vive en Yemen y exigió a las partes del conflicto que faciliten la entrada de ayuda.

En una declaración pactada por los quince miembros, el Consejo de Seguridad reclama, entre otras cosas, que se levanten las restricciones sobre importaciones comerciales y humanitarias y que se mantengan abiertos todos los puertos del país.

El texto, fruto de largas negociaciones, advierte a todos los bandos que denegar el acceso humanitario “puede constituir una violación del derecho internacional” y subraya la importancia de que haya “rendición de cuentas” por esos crímenes.

Según varias fuentes diplomáticas, se trata del mensaje más contundente sobre la crisis humanitaria en Yemen aprobado por el Consejo de Seguridad desde que comenzó la guerra en el país.

Yemen es escenario de un conflicto entre el Gobierno del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, reconocido internacionalmente, y los rebeldes hutíes, que le disputan el poder y controlan la capital desde septiembre de 2014, junto a zonas del oeste y el norte del país.

La guerra entre ambos bandos se recrudeció tras la intervención de una coalición internacional liderada por Arabia Saudí en marzo de 2015 en apoyo al Gobierno de Hadi y en contra de los rebeldes, a los que acusan de recibir el apoyo de Irán.

Hoy, el máximo órgano de decisión de la ONU expresó su “grave preocupación por el continuo deterioro de la situación humanitaria” y por las “devastadoras consecuencias” que el conflicto está teniendo para los civiles.

El texto se hace eco del análisis de Naciones Unidas, que calcula que 22,2 millones de personas necesitan ahora mismo asistencia humanitaria en Yemen, 3,4 millones más que el año pasado.

Los servicios humanitarios de la ONU han insistido repetidamente en la necesidad de que se levanten las restricciones impuestas por la coalición árabe a la entrada de importaciones a territorio yemení, sobre todo después de que el pasado año Arabia Saudí respondiese con un bloqueo marítimo y aéreo temporal al lanzamiento de un misil balístico contra su capital por parte de los hutíes.

En el texto aprobado hoy, el Consejo dice que observa “con gran preocupación los efectos que las restricciones impuestas al acceso de las importaciones comerciales y humanitarias tienen sobre la situación humanitaria”.

Por ello, “exhorta a las partes a que faciliten de inmediato el ingreso en el país de esas importaciones esenciales y su distribución por todo el territorio de manera que lleguen a toda la población civil”.

En concreto, el Consejo pide se abran “en su totalidad y de forma permanente todos los puertos” de Yemen, incluidos los de Al Hudaida y Al Salif, bajo control rebelde y considerados clave para la entrada de ayuda.

También reclama que se incremente el acceso al aeropuerto de Saná de los suministros humanitarios y que no se imponga ningún obstáculo a las operaciones humanitarias de la ONU y sus socios.

Más allá del ámbito puramente humanitario, el Consejo de Seguridad expresó su “gran consternación por el nivel de violencia” y los “ataques indiscriminados en zonas densamente pobladas”.

Urgió además a todas las partes a respetar el principio de proporcionalidad y a distinguir entre objetivos civiles y militares, tomando todas las precauciones para evitar daños colaterales.


Anuncio