Anuncio
Share

Pueblo de Maunabo registra primer nido de tinglar de la temporada en P.Rico

Vista de un ejemplar de tinglar, tortuga gigante en peligro de extinción, regresando al mar tras poner sus huevos en la arena de una playa de San Juan, Puerto Rico. EFE/Archivo

Vista de un ejemplar de tinglar, tortuga gigante en peligro de extinción, regresando al mar tras poner sus huevos en la arena de una playa de San Juan, Puerto Rico. EFE/Archivo

EFE

La secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) de Puerto Rico, Tania Vázquez Rivera, anunció hoy que se encontró el primer nido de tinglar -la tortuga más grande del mundo- de la temporada 2018, en Playa Larga, Maunabo, al sureste de la isla.

La funcionaria explicó en un comunicado de prensa que la playa ubica dentro de la Reserva Natural Punta Tuna, unas de las áreas naturales protegidas por el DRNA.

“Una de nuestras áreas naturales es sede del primer nido documentado este año, y para nosotros es de mucha alegría luego de pasar unos meses tan difíciles cuando los hábitats recibieron un impacto directo provocado por los huracanes”, sostuvo Vázquez Rivera en el comunicado.

La titular del DRNA dijo además que fue el grupo tortuguero de la zona, Amigos de las Tortugas Marinas, que encontró, documentó y marcó el nido para la supervisión y protección que le darán los voluntarios de la organización.

“Reiteramos nuestro compromiso y protección con las especies marinas y agradecemos el trabajo de los grupos tortugueros, su compromiso, entrega y gestiones hacen posible que estas tortugas marinas sigan viniendo a nuestras costas a anidar”, puntualizó.

El tinglar llega cada temporada a las playas de Puerto Rico entre los meses de marzo y agosto para anidar en playas con abundante arenas y fuerte oleaje, indispensable para que estas tortugas, algunos de cuyos ejemplares superan los dos metros de longitud y los quinientos kilogramos de peso, puedan entrar y salir al mar.

Por su parte, el coordinador del Programa de Tortugas Marinas del DRNA, Carlos Diez, destacó que aunque la temporada de anidaje comienza a mediados de marzo, este año se adelantó, por lo que se espera una temporada más activa.

Diez alertó a la ciudadanía a que sepan que las playas se comparten con las tortugas, aunque los animales utilizan dichos cuerpos de agua de supervivencia para poner sus huevos.

Detalló que las tortugas ponen los huevos debajo de la arena y la ciudadanía no se percata que están ahí, “por lo que debemos ser cuidadosos y conservar las playas limpias”.

“Es importante que los bañistas respeten las áreas marcadas por los grupos tortugueros y reportar cualquier nido a Recursos Naturales”, dijo el especialista.

“El hecho de que se vea a una tortuga salir a la orilla a poner huevos, es un proceso natural, y si las personas lo ven, deben dejarla tranquila. La recomendación es que ella continúe el proceso sin la intervención de alguien, a menos que haya una amenaza directa, como puede ser un perro o, incluso, un humano”, agregó.

Informó además que La temporada del año pasado, según cifras de Recursos Naturales, cerró con 1.150 nidos, lo que representó una reducción al compararse con la de 2016, cuando se registraron 1.895.


Anuncio