Anuncio
Share

Estados prometen apoyo a empresas pequeñas en reunión ministerial de la OCDE

El secretario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, habla durante una rueda de prensa hoy, viernes 23 de febrero de 2018, en Ciudad de México (México). EFE

El secretario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, habla durante una rueda de prensa hoy, viernes 23 de febrero de 2018, en Ciudad de México (México). EFE

EFE

Delegados de 55 Estados que representan las principales economías avanzadas y emergentes del mundo, la Unión Europea y 12 organizaciones internacionales se comprometieron hoy en el apoyo y fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas (pymes) como receta para superar las secuelas de la crisis de 2008.

Ciudad de México acogió la Tercera Conferencia Ministerial Global de Pequeñas y Medianas Empresas convocada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) bajo el título “Fortaleciendo a las PYMES y al emprendimiento para la productividad y el crecimiento incluyentes”.

Pasados 14 años de la última conferencia ministerial sobre pymes, los delegados se volvieron a reunir durante dos días para debatir cómo fomentar el crecimiento de las pymes, el acceso a la financiación, el ambiente de negocios y una mayor innovación.

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, destacó la importancia que tienen las pymes en el desarrollo económico y recordó que 90 % de los nuevos empleos que se crean en Estados Unidos, la mayor economía del mundo, provienen de pequeñas y medianas empresas.

“La crisis nos dejó un crecimiento negativo, un alto desempleo, una enorme y creciente desigualdad de ingresos y oportunidades, y erosionó la confianza. Debemos recuperar la confianza de los ciudadanos y recuperar el dinamismo económico”, aseguró el secretario general en una rueda de prensa de balance.

Para Gurría, la inversión y el desarrollo en pymes brindan una oportunidad para “dar a los jóvenes optimismo” y evitar que sean la primera generación que vive peor que sus padres.

“Tenemos que trabajar y poner en práctica las políticas públicas para que las cosas cambien de perspectiva. Si la gente tiene una perspectiva optimista y cree en un futuro mejor, el futuro será mejor”, sentenció.

Mientras que las dos anteriores ediciones de la conferencia se habían celebrado en Italia (2000) y Turquía (2004), esta vez llegó a América por primera vez.

El secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, celebró que México fuera el país elegido para albergar la reunión y se felicitó de que los representantes de las 35 naciones de la OCDE y otros 20 Estados compartieran recetas para el crecimiento de las pymes y para afrontar los retos de un mundo digitalizado.

Destacó especialmente las sesiones dedicadas a la participación de las mujeres en el emprendimiento así como a las innovaciones tecnológicas, y celebró el compromiso de los Estados reunidos de elaborar y compartir un documento que fije claramente “los pasos a seguir” a partir de ahora.

Si algo valoraron los participantes fue la posibilidad de compartir “cara a cara” las estrategias y recetas que cada país aplica a nivel interno.

“Todos podemos aprender entre nosotros; por eso esta cumbre es tan importante”, señaló el ministro para los Pequeños Negocios de Nueva Zelanda, Stuart Nash, quien definió como “una tarea abrumadora” la de mejorar la productividad y crear 40 millones de empleos en el mundo vinculados a las pymes.

“La gran ventaja de un sistema internacional multilateral es que perteneces a una red de países y cuando tienes un problema, lo primero que haces es preguntar a los otros cómo resolverlo”, complementó Gurría, y subrayó que gracias a este encuentro países como México o Turquía pueden conocer las recetas de Suiza o Nueva Zelanda en materia de desarrollo de empresas pequeñas.

Sin embargo, los participantes son conscientes de que no existen recetas mágicas y que cada país tiene sus retos particulares, como es el caso de México, cuyo secretario señaló que dos terceras partes de su economía están ligadas a un empleo tradicional con baja productividad.

Pese a ello, no faltaron los elogios hacia México, como los provenientes de la secretaria de Estado de Industria de Portugal, Ana Teresa Lehmann, quien explicó a Efe que en los últimos años ha aumentado el interés de las empresas portuguesas de construcción y manufacturas en el mercado mexicano.

Ante las preguntas de los periodistas, el secretario general de la OCDE rechazó que se vayan a aplicar sanciones a aquellos países que incumplan los compromisos de la reunión, aunque sí urgió a no volver a dejar pasar otros 14 años para volver a reunirse, al igual que algunas delegaciones europeas que sugirieron convocar otra cumbre para 2020.


Anuncio