Anuncio
Share

Mexicanos estudian plantas que pueden ayudar a combatir la obesidad

Científicos mexicanos se encuentran investigando plantas medicinales no estudiadas anteriormente para comprobar sus propiedades contra la obesidad, informó hoy el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). EFE

Científicos mexicanos se encuentran investigando plantas medicinales no estudiadas anteriormente para comprobar sus propiedades contra la obesidad, informó hoy el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). EFE

EFE

Científicos mexicanos se encuentran investigando plantas medicinales no estudiadas anteriormente para comprobar sus propiedades contra la obesidad, informó hoy el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Un equipo de especialistas del cuerpo académico de Farmacia y Química Clínica de la Universidad de Guanajuato (UG) analiza los compuestos químicos de 15 especies de plantas endémicas de México, con la finalidad de crear fitomedicamentos para el tratamiento de la obesidad.

Actualmente, el grupo lleva a cabo estudios in vitro con células adiposas de ratón para observar si los extractos de las plantas seleccionadas disminuyen el número de estas células encargadas de almacenar lípidos o grasas en el organismo.

“Queremos que nuestro blanco terapéutico actúe directamente sobre la grasa y, una vez que identifiquemos los extractos que disminuyen el mayor número de células de grasa, realizaremos estudios en ratones obesos”, explicó el líder de la investigación, Ángel Josabad Alonso Castro.

Una vez se concluya la etapa preclínica, la idea es probar su efecto en pacientes como parte final del estudio.

Esta investigación inició cuando los científicos detectaron que la mayoría de libros “no cuenta con información precisa de plantas que tienen efecto antiobesidad”.

“Recordemos que el problema de la obesidad ha ido incrementando en las últimas décadas; encontramos más información bibliográfica de los años noventa, cuando aumentaron los índices de obesidad”, explicó.

Tras analizar las lagunas de la literatura científica en este campo, el grupo de investigación identificó 139 especies de plantas, de las cuales solo una pequeña proporción había sido estudiada con fines farmacológicos.

La información obtenida se dividió en dos categorías: plantas que han sido estudiadas y plantas que no.

“De la primera categoría identificamos trabajos realizados con aguacate, chile y calabaza, por ejemplo”, apuntó el científico, quien agregó que del otro grupo fueron seleccionadas 15 especies para su análisis farmacológico, fitoquímico y toxicológico.

De ellas destacan variedades de nopal, el xoconoxtle, el nopal blanco, nopal de cochinilla, pero también el amaranto, la guanábana, y la hierba del sapo, entre otras.

“Son plantas que no se han aprovechado en la investigación. No es que se tengan en el olvido porque se utilizan en ciertas regiones y probablemente no se conocen en otras”, explicó.

“El xoconoxtle crece en zonas áridas en la región centro y norte del país. Del nopal blanco no se conocen con exactitud los componentes de esta planta, pero se han utilizado para el tratamiento de diabetes”, comentó.

El consumo del nopal ayuda a disminuir los niveles de azúcar en la sangre e incluso triglicéridos, mientras que de la hierba del sapo no hay muchos estudios.

Esta línea de investigación busca obtener resultados que puedan ser útiles en el desarrollo de fármacos que favorezcan la salud de los pacientes con obesidad.


Anuncio