Anuncio
Share

Comercios en Puerto Rico sólo tienen inventario para 21 días

Se estima que actualmente los comercios en Puerto Rico solo tienen inventario para menos de 21 días, lo cual coloca a la isla en una "posición vulnerable" para enfrentar cualquier crisis o catástrofe natural, según datos a los que ha tenido acceso la Asociación de Comercio al Detal de Puerto Rico (Acdet). EFE/Archivo

Se estima que actualmente los comercios en Puerto Rico solo tienen inventario para menos de 21 días, lo cual coloca a la isla en una “posición vulnerable” para enfrentar cualquier crisis o catástrofe natural, según datos a los que ha tenido acceso la Asociación de Comercio al Detal de Puerto Rico (Acdet). EFE/Archivo

EFE

Se estima que actualmente los comercios en Puerto Rico solo tienen inventario para menos de 21 días, lo cual coloca a la isla en una “posición vulnerable” para enfrentar cualquier crisis o catástrofe natural, según datos a los que ha tenido acceso la Asociación de Comercio al Detal de Puerto Rico (Acdet).

En declaraciones a EFE, la directora ejecutiva de la Acdet, indicó que el inventario corresponde a artículos de primera necesidad y de otro tipo.

Ello significa, explicó, que ante una urgencia o catástrofe similar a los huracanes Irma y María que azotaron la isla el año pasado no se podría hacer frente a la emergencia en lo que a suministros se refiere, algo que se hace aún más difícil por la condición de isla de Puerto Rico.

Un ejemplo de la gravedad de dicha escasez, recordó Otero, es el hecho de que cuando el huracán María, “un ciclón que ya se sabía de antemano que iba a venir por lo que se podía hacer acopio”, las existencias se agotaron en cuestión de horas por el efecto pánico.

“Ahora con inventario para 21 días podría pasar lo mismo en caso de otra catástrofe. No estamos preparados nos pone en una situación vulnerable”, explicó Otero.

Además recordó que ante la reforma contributiva venidera la Acdet se opone al impuesto a los inventarios de los comercios al detal ya que penaliza la actividad económica en la isla y “representa un riesgo de seguridad nacional de grandes proporciones”.

Dicho impuesto se marca desde los ayuntamientos sobre el inventario lo que quiere decir que el comerciante paga sobre el mismo y al tener mucho acumulado pagaría más, decisión por la cual la tendencia del comercio en la isla es a no almacenar en exceso.

Ello quiere decir que a la hora de que el consumidor pague, no solo paga el Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) sino que el precio del producto ya tiene el impuesto sobre inventario que ha abonado el comerciante.

“Se trata de un impuesto oneroso para el comercio”, incidió Otero.

Recordó que desde la Acdet se ha pedido reiteradamente que se elimine este “nefasto impuesto”.

“En principio apoyamos la reforma contributiva presentada ya que su fundamento es bajar las tasas contributivas a los individuos y corporaciones para que éstas sean más competitivas a nivel mundial”, manifestó.

No obstante, “el impuesto a la propiedad mueble tangible (PMT), específicamente a los inventarios, no han sido parte de la propuesta. Este no es considerado una política pública sana y efectiva, es una forma desfavorable de recaudar impuestos y es contrario al desarrollo económico.”, precisó, tal y como recordó ayer la asociación en un comunicado.

“El paso de los huracanes Irma y María puso en evidencia la delicada condición de Puerto Rico tras agotarse productos esenciales que por nuestra ubicación geográfica no podían suplirse de manera expedita. Tenemos comercios que aun carecen de productos por problemas con la distribución”, reiteró a EFE Otero.

Recordó que otro de las condiciones por las cuales atraviesan los comercios a consecuencia del impuesto, es la desventaja de éstos frente a las empresas de venta por internet sin presencia en la Isla, que no cobran el Impuesto a las Ventas y el Uso (IVU).

De igual forma, se penaliza la actividad económica de la isla, se limita la capacidad de expansión de las empresas y exportaciones desde Puerto Rico, además de que encarece el costo de los productos al consumidor.

“Es alarmante que no estemos discutiendo y tomando acción sobre este impuesto arcaico, oneroso y que representa un riesgo a la seguridad nacional, habiendo vivido tan intensamente una crisis en suministros de proporciones gigantes como la tuvimos tras el pado del Huracán María”, manifestó.

Además reiteró su disposición a conversar en profundidad con los funcionarios que impulsan la permanencia de este impuesto, así como a trabajar con el Gobierno en la búsqueda de estrategias que beneficien el desarrollo económico del sector del comercio al detal.

“Nuestra petición no es caprichosa”, dijo Otero, a la vez que indicó que si “hay voluntad” se podría llegar a un acuerdo al respecto.


Anuncio