Anuncio
Share

El Banco de México sube la tasa de interés a 7,50 %

El Banco de México (Banxico) subió hoy en 25 puntos base la tasa de interés interbancaria a un día y la situó en 7,50 %, a fin de apuntalar la tendencia descendiente de la inflación y aminorar posibles choques económicos. EFE/Archivo

El Banco de México (Banxico) subió hoy en 25 puntos base la tasa de interés interbancaria a un día y la situó en 7,50 %, a fin de apuntalar la tendencia descendiente de la inflación y aminorar posibles choques económicos. EFE/Archivo

EFE

El Banco de México (Banxico) subió hoy en 25 puntos base la tasa de interés interbancaria a un día y la situó en 7,50 %, a fin de apuntalar la tendencia descendiente de la inflación y aminorar posibles choques económicos.

La Junta de Gobierno tomó la decisión por “unanimidad” en un momento en el que persisten riesgos como una negociación desfavorable del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) y anticipándose a “condiciones monetarias más restrictivas” en la economía estadounidense.

Según el comunicado del Banco de México, si bien en enero la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos mantuvo sin cambio “el rango objetivo para la tasa de fondos federales, se ha reforzado la previsión de que incrementará su tasa de referencia en marzo”.

La decisión por parte del instituto emisor mexicano se produce tras unos días de incertidumbre en los mercados internacionales tras el arribo en febrero a la presidencia de la Fed de Jerome Powell, que podría realizar ajustes bruscos en política monetaria.

La decisión de la Junta de Gobierno del Banco de México, cuyo gobernador es Alejandro Díaz de León Carrillo desde diciembre, busca, en un entorno “con un alto grado de incertidumbre”, hacer frente especialmente a la inflación, que cerró este enero con un 5,55 % anual, muy superior a la meta del Banco de México del 3 %.

“Dada la posición cíclica en la que se encuentra la economía, y considerando los altos niveles que presenta la inflación, se podría dificultar la asimilación de los choques que la han afectado, por lo que es importante que la postura monetaria evite que dichos choques den lugar a efectos de segundo orden sobre el proceso de formación de precios de la economía”, indicó el texto.

El Banco de México explicó que las expectativas más positivas consideran que este 2018 habrá una bajada de la inflación, un comportamiento “ordenado del tipo de cambio” y una ausencia de “presiones” en el mercado laboral.

Pero ello siempre y cuando “no se repitan el tipo de choques que la afectaron el año anterior”, porque este escenario está “sujeto a riegos”, advierte.

En primer lugar, se puede depreciar la moneda nacional en respuesta, entre otros factores, a una evolución “desfavorable” del proceso de negociación del TLCAN o a una reacción “adversa” de los mercados a las acciones de política monetaria en Estados Unidos.

También por condiciones “más restrictivas” en los mercados financieros internacionales o a volatilidad asociada al proceso electoral de 2018.

Entre otros riesgos -continuó el instituto emisor- destacan episodios “adicionales de choques en los precios de los bienes agropecuarios o que se presenten presiones al alza en los precios de algunos energéticos”, ya sea por incrementos en sus referencias internacionales o por ausencia de condiciones de competencia en algunos mercados.

Asimismo, una subida de costos laborales podría repercutir en la inflación.

“Respecto al balance de riesgos para la inflación, este mantiene un sesgo al alza asociado a los riesgos antes descritos, en un entorno con un alto grado de incertidumbre”, concluyó.

Con esta subida, la Junta de Gobierno ha aumentado la tasa de interés de referencia un total de once veces desde diciembre de 2015, cuando la subió del 3 al 3,25 % a raíz del incremento de los tipos en Estados Unidos luego de casi una década inmóviles.


Anuncio