Anuncio
Share

Colorado estudia cómo encarar problema de conductores afectados por marihuana

Un empleado manipula una planta de marihuana en un dispensario de cannabis. EFE/Archivo

Un empleado manipula una planta de marihuana en un dispensario de cannabis. EFE/Archivo

EFE

Las autoridades de Colorado quieren definir junto con organizaciones de la sociedad civil la manera de encarar los problemas que genera el hecho de que un 50 % de los consumidores de marihuana del estado conduzcan bajo sus efectos.

Después de dar a conocer que en 2016 murieron en el estado 77 personas en accidentes de tránsito causados por conductores con THC (el ingrediente activo de la marihuana) en su sangre, el departamento de Transporte de Colorado (CDOT) anunció hoy la iniciativa denominada Conversación Cannabis.

Se trata de un proyecto de cooperación con 18 organizaciones, incluyendo universidades, empresas y grupos comunitarios, y de consulta pública sobre “opiniones, consultas y hábitos” relacionados con la marihuana y los automovilistas.

“Por ser el primer estado en haber legalizado la marihuana recreativa, todos miran a Colorado para encontrar respuestas a los conductores drogados. Por eso, estamos tratando de hacer algo nuevo e innovador”, explicó Sam Cole, gerente de comunicaciones de seguridad de CDOT, en unas declaraciones enviadas a Efe.

“La Conversación Cannabis es para escuchar diferentes voces sobre el tema de conducir bajo los efectos de la marihuana y para entender de qué manera nos podemos conectar más efectivamente con la gente con respecto al peligro que eso significa”, agregó.

Colorado aprobó por voto popular en noviembre de 2012 la venta legal de marihuana recreativa a mayores de 21 años y esa actividad comenzó el 1 de enero de 2014.

En 2017, las ventas de marihuana llegaron a 1.380 millones de dólares, según el Departamento de Impuestos local, el doble que en 2014. Pero, según CDOT, la nueva industria tiene un costo en vidas humanas.

Información estadística provista hoy por CDOT revela que el 90 % de los consumidores de marihuana sabe que puede ser multado o encarcelado por conducir bajo sus efectos, lo mismo que sucede si alguien conduce alcoholizado o afectado por otra droga.

Sin embargo, el 50 % reconoce que condujo afectado por marihuana durante los 30 días anteriores a la encuesta.

Por eso, dijo Cole, se necesita una iniciativa de varios años, de la que participen desde la policía hasta los dueños de dispensarios, para explorar “todos los ángulos y perspectivas” del problema, porque -dijo- “todos estamos en riesgo en las calles”.

Un estudio, publicado en octubre pasado por la Fuerza de Tareas Antidrogas de las Montañas Rocosas (RMHIDTA), señaló que la legalización de la marihuana con fines recreativos en Colorado provocó un aumento del 66 % en la cantidad de muertes en accidentes viales en comparación con los cuatro años previos a la legalización.

No obstante, hay que señalar que antes de 2014 la mayoría de las jurisdicciones de Colorado no compilaba estadísticas sobre conductores afectados por marihuana, sino que simplemente se indicaba que el conductor estaba “impedido”.

Incluso en la actualidad los policías de Colorado no pueden usar detectores portátiles de marihuana en la sangre, como los que usan, por ejemplo, en las pruebas de alcoholemia.

Además, cada día 60 personas de Colorado son arrestadas por conducir “impedidos”, la mayoría de ellos por consumo de alcohol.

“En definitiva, queremos crear un cambio social y de comportamiento en cuanto a lo que la gente piensa sobre conducir drogados. Lo que aprendamos con esta campaña lo usaremos para progresar en nuestra meta de ‘cero muertes’ en las carreteras de Colorado”, dijo Cole.

Los diversos estudios existentes acerca de la conexión entre marihuana y accidentes de tráfico mortales presentan variados resultados.

El Instituto de Seguros para Seguridad Vial/Instituto de Datos de Pérdidas en Carreteras (IIHS/HLDI, en Arlington, Virginia) comparó los estados con marihuana legal, Colorado, Oregón y Washington, con estados sin esas leyes en un estudio publicado en junio de 2017.

La legalización de la marihuana resultó en “una frecuencia de reclamos de accidentes 3 % superior al promedio que se hubiese esperado sin la legalización”. señala dicho estudio.

Pero otro estudio, difundido por la Asociación Estadounidense de Salud Pública (APHA) en agosto de 2017, comparó los accidentes de tráfico en Colorado y en el estado de Washington antes y después de la legalización de la marihuana y concluyó que no hubo cambios estadísticos de consideración.

Un informe de marzo de 2017 de la Comisión de Control de Licores de Oregón (OLCC, a cargo de la marihuana recreativa en ese estado), llegó a la misma conclusión, indicando que no hubo ni “escalada” ni “epidemia” de muertes por conductores que consumieron marihuana.

De hecho, OLCC estima que de un total de casi 500 muertes anuales en las carreteras de ese estado, solo 16 son causadas por conductores con THC activo.


Anuncio