Anuncio
Share

Mattis pide aprobar el presupuesto para evitar incertidumbre en el Ejército

"En estos momentos el mayor caso que está manejando la oficina de Investigación Criminal de Defensa es el de la empresa Glenn Defense Marine Asia y su dueño, ampliamente conocido como el escándalo del 'Gordo Leonard'", reconoció hoy en el Congreso el inspector general en funciones del Departamento de Defensa, Glenn Fine(d). EFE/Archivo

“En estos momentos el mayor caso que está manejando la oficina de Investigación Criminal de Defensa es el de la empresa Glenn Defense Marine Asia y su dueño, ampliamente conocido como el escándalo del ‘Gordo Leonard’”, reconoció hoy en el Congreso el inspector general en funciones del Departamento de Defensa, Glenn Fine(d). EFE/Archivo

EFE

El secretario de Defensa, James Mattis, recalcó hoy la importancia de que el Congreso apruebe un presupuesto federal para evitar un nuevo cierre parcial de la Administración y la incertidumbre que eso crearía en el Ejército.

“Gastaremos el dinero sabiamente”, aseguró hoy Mattis durante una intervención en una rueda de prensa celebrada en la Casa Blanca, en la que además advirtió de que la falta de fondos podría provocar que el “mayor ejército del mundo” se vuelva “irrelevante” a la hora de luchar las batallas del futuro.

El secretario criticó que, a lo largo de la última década, el Pentágono se haya visto obligado a operar con resoluciones temporales durante “más de mil días”, y denunció “el efecto” que esta incertidumbre presupuestaria tiene en las Fuerzas Armadas.

Parte de la Administración opera actualmente gracias a una prórroga temporal aprobada por el Congreso el pasado 22 de enero tras un cierre parcial de más de dos días.

El Congreso negocia a marchas forzadas un nuevo presupuesto con el propósito de alcanzar un acuerdo antes de la medianoche del jueves, cuando se agotarán los fondos federales.

Mattis reconoció que un cierre administrativo no afectaría a las operaciones militares en curso, pero consideró que resultaría especialmente “dañino” porque obligaría a “enviar a casa a todo el personal no uniformado” del Departamento de Defensa, lo que afectaría a labores de formación y de mantenimiento del Ejército.

Cuestionado sobre qué sentido tendría incurrir en los gastos que podría ocasionar el organizar un desfile militar, tal y como desea la Casa Blanca, el secretario declaró que el presidente Donald Trump “respeta” las necesidades financieras del Pentágono y que, en cualquier caso, ésta es sólo una opción que está siendo analizada.

En este sentido, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, aseguró que, por el momento, no existe “una decisión definitiva” y que se están estudiando las opciones, si bien defendió la idea de “rendir tributo” al Ejército por todo lo que hace por el pueblo estadounidense.


Anuncio