Anuncio
Share

La Cámara Baja aprueba una reforma del proceso de denuncia de acoso sexual

La Cámara de Representantes aprobó hoy una gran reforma sobre cómo el Congreso procesa las denuncias de acoso sexual, una medida destinada a modificar el sistema secreto y complicado implementado durante décadas. EFE/ARCHIVO

La Cámara de Representantes aprobó hoy una gran reforma sobre cómo el Congreso procesa las denuncias de acoso sexual, una medida destinada a modificar el sistema secreto y complicado implementado durante décadas. EFE/ARCHIVO

EFE

La Cámara de Representantes aprobó hoy una gran reforma sobre cómo el Congreso procesa las denuncias de acoso sexual, una medida destinada a modificar el sistema secreto y complicado implementado durante décadas.

La legislación bipartidista, que prohibiría que los acusados usen el dinero de los contribuyentes para enfrentarse a los procesos legales de acoso sexual y otorgaría a las víctimas más derechos y recursos cuando presenten una queja, fue aprobada unánimemente,

En los últimos meses, una media docena de congresistas han anunciado su renuncia a su escaño o a la reelección tras verse envueltos en acusaciones de abusos.

“Prometimos que haríamos un cambio real al sistema, y hoy lo hemos hecho”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, después de la aprobación de la ley.

“Estoy orgulloso de la forma en que la Cámara ha trabajado de manera bipartidista para tratar este grave problema. Mi esperanza es que esta legislación ayude a que los lugares de trabajo hostiles en el Congreso sean una reliquia del pasado”, agregó.

El proyecto legislativo, titulado Ley de Rendición de Cuentas del Congreso Reforma de la Ley de 1995, también simplificaría el proceso de quejas y otorgaría más transparencia pública.

Lo más destacable de la reforma es que los contribuyentes ya no pagarían los costes sobre los litigios de acoso sexual que involucran a miembros del Congreso, lo que está permitido según el estatuto actual.

Así, se requeriría que el acusado reembolse al Tesoro estadounidense los gastos derivados dentro de un margen de 90 días, y si no lo hacen, sus salarios serán embargados.

Si los congresistas no pagan, también les podrían ser embargadas su jubilación y sus beneficios de seguridad social.

Además, la reforma contempla proporcionar representación legal a la víctima una vez que se haya presentado una queja, similar a la representación legal que el acusado ya recibe.

El texto debe ser ahora aprobado por el Senado, que aún no ha indicado si votará o no sobre la legislación.


Anuncio