Anuncio
Share

“El Juli” y Flores, dos orejas cada uno en sendos regalos

El torero español Julián López "El Juli". EFE/Archivo

El torero español Julián López “El Juli”. EFE/Archivo

EFE

El madrileño Julián López “El Juli” y el tlaxcalteca Sergio Flores tuvieron una tarde-noche triunfal en la lidia ordinaria de la primera corrida de aniversario de la Monumental Plaza México que había comenzado mal y consiguieron cortar dos orejas cada uno y salieron a hombros entre gritos de toreros, toreros.

Con una entrada de unas 18 mil personas se lidiaron seis toros de Teófilo Gómez, aunque el sexto volvió corral por su poco trapío. Se torearon otros dos de Bernaldo de Quiróz, el sustituto del protestado y otro de regalo del “Juli”, éste bueno, con clase, y además uno de Santa María de Xalpa, no fácil, pero con emoción.

“El Juli”, estuvo torero toda la tarde. Se esforzó tanto con el primero como con el tercero, a los que toreó muy bien, pero sin tener eco en el tendido. Una pena. Al quinto, que no le dio facilidades, lo mató pronto y escuchó palmas tenues, aunque merecía mucho más.

Regaló el séptimo, al que cuajó, con esa maravillosa capacidad que reúne. Le dio su tiempo, no lo forzó y logró una actuación completa con el capote, con una faena que fue creciendo hasta culminarla con una gran estocada. Consiguió dos orejas y aclamaciones. Por eso es un ídolo en esta tierra azteca.

Flores, le dio la pelea al maestro madrileño. Con un gran toreo, de buen gusto, toreó bien, pero sin encontrar respuesta en el respetable, tanto en el segundo como en el cuarto. El sexto fue protestado y el sustituto salió fatal. Como “El Juli”, tampoco encontró una respuesta merecida.

Con el de regalo, estuvo muy bien con el capote y realizó una faena que además de raza y de dar la pelea, mostró gusto y ganas de ocupar un sitio destacado, la única fórmula para alcanzarlo. Mató de estocada y el premio fue elocuente, dos orejas y salida a hombros junto con ese fuera de serie, que es “El Juli”.

El torero de plata Christian Sánchez saludó, recibió ovación en el primer regalo y, muerto el primero, un antitaurino se lanzó al ruedo, aunque fue retirado ante el repudio de los aficionados.


Anuncio