Anuncio
Share

Ecuador busca el pragmatismo con EEUU tras la “hiperideologización” de Correa

Ecuador quiere renovar su relación con EEUU enfocándola con "pragmatismo" tras la era de "hiperideologización" del expresidente Rafael Correa, el mensaje con el que llega a Washington el nuevo embajador, Francisco Carrión. EFE/ARCHIVO

Ecuador quiere renovar su relación con EEUU enfocándola con “pragmatismo” tras la era de “hiperideologización” del expresidente Rafael Correa, el mensaje con el que llega a Washington el nuevo embajador, Francisco Carrión. EFE/ARCHIVO

EFE

Ecuador quiere renovar su relación con EEUU enfocándola con “pragmatismo” tras la era de “hiperideologización” del expresidente Rafael Correa, el mensaje con el que llega a Washington el nuevo embajador, Francisco Carrión.

“El enfoque es de mayor pragmatismo y un rechazo a la hiperideologización que se dio durante el Gobierno de Correa. Si bien el presidente (Lenín) Moreno es de la misma ideología, el estilo es totalmente diferente”, explica en una entrevista con Efe en Washington.

Carrión, que sustituye a Francisco José Borja Cevallos, es un diplomático con amplia trayectoria: ha sido canciller, viceministro de Relaciones Exteriores, embajador en España, y representante permanente ante la ONU.

“Ecuador lo que busca son puntos de encuentro con Estados Unidos después de una década en la que más bien ha habido desencuentros y queremos que sea una relación mutuamente respetuosa por supuesto”, asegura.

Su visión de la política exterior, que comparte con el presidente Moreno es pragmática: “en política exterior la ideología cuenta menos”, defiende.

“Lo que buscamos es, dentro de la visión del Ecuador, cooperar para efectos de promover nuestro desarrollo, comercio, inversiones, conocimientos, ciencia y tecnología, cultura, turismo”, indicó.

Llega a Washington con la intención de “encontrar puntos de encuentro recíprocamente para formar una red de intereses no solo en el tema económico, sino también terrorismo, narcotráfico, cambio climático e inmigración”.

“El pragmatismo es, vamos a ver, hagamos negocios, exportemos los ecuatorianos y los americanos que importen. De lo que se trata en política exterior en general es de intereses, no de sentimientos”, defiende.

Uno de sus objetivos es aumentar el volumen de la importación estadounidense de productos ecuatorianos como el banano, las flores, los camarones, el pescado o el atún.

“Somos una economía dolarizada, subsiste en la medida en que tiene dólares, si no hay dólares el país se va al desastre. ¿Cuáles son las fuentes de dolarización”? Las exportaciones, vendes plátano y recibes dólares, las inversiones, las remesas de los migrantes”, explica.

En su opinión, se podría “incrementar mucho el comercio recíproco” y lo que busca Ecuador es “llegar a un acuerdo bilateral de comercio estable con Estados Unidos”.

“Que sepamos a qué atenernos recíprocamente”, subraya.

En cuanto a atraer inversiones, reconoce que Ecuador “tiene que hacer más los deberes”.

“Debemos generar un ambiente de seguridad jurídica, política, de continuidad, para que los inversionistas sepan a qué atenerse”, indica.

Respecto al turismo, destaca que Ecuador debe “reforzar la infraestructura y hacer la promoción”, pero cuenta con la ventaja de que “tiene seguridad y tranquilidad, ya que no es un país conflictivo”.

Otro de los temas en su agenda es la inmigración ecuatoriana en Estados Unidos, que está entre los 800.000 y el millón de personas.

“Muchos de ellos están sin papeles, así que es una prioridad de la Embajada, a pesar de las dificultades que presenta el presidente Donald Trump, buscar mecanismos para una regularización y eventualmente facilitar el retorno de los que quieren hacerlo y fortalecer la red consular”, señaló.

En sus reuniones con los funcionarios estadounidenses también deberá abordar la crisis regional que más preocupa a Washington: la situación política y social en Venezuela.

“Ecuador ha sostenido la tesis de no injerencia en asuntos externos de otros Estados, pero al mismo tiempo hay que reconocer que el propio presidente Moreno ha dicho que está muy preocupado por los presos políticos y por los muertos y heridos que se han producido en Venezuela eso está muy claro”, dijo al respecto.

“Y por lo demás -agregó-, un llamado al diálogo para que la crisis de Venezuela se resuelva y Ecuador apoya cualquier esfuerzo que vaya en función de esa línea”.

Preguntado por la campaña de EEUU en la región para aumentar la presión sobre el Gobierno de Nicolás Maduro, el embajador dijo que “Ecuador no se dejará imponer una posición”, sino que su postura “será reflexiva, de principios, teniendo presente esta grave situación”.

Con la llegada de Carrión a Washington, Moreno completó la renovación de la cúpula diplomática en la capital estadounidense, tras el reemplazo del embajador en la OEA, Marco Vinicio Albuja, por José Valencia Amores.


Anuncio