Anuncio
Share

Revelan aumento de muertes de hispanos en accidentes laborales en Utah

Fotografía de trabajadores hispanos en una construcción en EEUU. EFE/Archivo

Fotografía de trabajadores hispanos en una construcción en EEUU. EFE/Archivo

EFE

Una reducción en la cantidad de obreros blancos fallecidos en accidentes laborales en Utah entre 2015 y 2016 y, simultáneamente, un aumento en el número de obreros hispanos muertos en esas circunstancias es el cambio más significativo detectado por nuevas estadísticas que revelan un informe difundido hoy.

De acuerdo con datos compilados por la División de Seguridad Ocupacional y Salud de Utah (UOSH, por sus siglas en inglés), en 2016, año más reciente con datos completos, hubo 44 muertos en accidentes laborales, dos más que el año anterior.

Poco menos de la mitad de esas muertes, 20 de ellas, ocurrieron en la industria del transporte y casi la cuarta parte (10) fueron causadas por objetos o equipos pesados que golpearon a los trabajadores.

En total, 40 hombres y cuatro mujeres perecieron en esos accidentes, con edades de entre 45 y 54 años representando una de cada tres muertes.

Además, 34 de las víctimas trabajaban para empresas privadas, seis para el gobierno y el resto eran trabajadores independientes.

En números concretos, el porcentaje de obreros blancos muertos en sus lugares de trabajo con respecto al número total de esos accidentes se redujo del 88 % en 2015 al 68 % en 2016.

A la vez, para los hispanos, esas cifras crecieron del 10 % al 23 % en ese mismo período. Eso significa que en 2015 hubo cuatro obreros hispanos muertos, frente a 11 un año después.

Este aumento ya había sido anticipado en abril de 2015 por el profesor Peter Philips, de la Universidad de Utah y experto en construcción, quien, en un estudio, sostuvo que los obreros hispanos trabajan “desproporcionadamente con poca cobertura sindical y con poca supervisión de la Administración de Seguridad Ocupacional y Salud (OSHA, del gobierno federal)”.

El nuevo informe de UOSH confirmó que “el principal factor contribuyente a las heridas mortales entre trabajadores hispanos o latinos fue el contacto con objetos o equipo”.

Según el reporte oficial, la mayoría de esas tragedias podrían haber sido “fácilmente evitadas”, por ejemplo, si los trabajadores hubiesen tenido cascos adecuados (para impedir golpes de herramientas o de objetos en sus cabezas) o hubiesen usado medidas de seguridad para impedir una caída.

Aunque las estadísticas de 2017 sólo se conocerán dentro de un año, se sabe que OSHA investigó tres muertes en Utah el año pasado: la de un obrero que cayó de un balcón, la de otro golpeado por una viga de acero, así como la de un trabajador aplastado por una excavadora.

En total, 154 personas perecieron en accidentes laboral en Utah de 2006 a 2016.


Anuncio