Anuncio
Share

Llegan los Patriots y junto a los Eagles protagonizan una “Noche de Apertura” descolorida

El jugador Tom Brady (d) de New England Patriots conversa con su compañero Brandon Bolden (i) hoy, lunes 29 de enero de 2018, durante la Noche de Lanzamiento del Super Bowl LII, en el Xcel Energy Center, en Saint Paul, Minnesota (Estados Unidos). EFE

El jugador Tom Brady (d) de New England Patriots conversa con su compañero Brandon Bolden (i) hoy, lunes 29 de enero de 2018, durante la Noche de Lanzamiento del Super Bowl LII, en el Xcel Energy Center, en Saint Paul, Minnesota (Estados Unidos). EFE

EFE

Los Patriots de Nueva Inglaterra llegaron en su flamante avión particular para tener el tiempo suficiente de acompañar a los Eagles de Filadelfia a participar en la cada vez más irrelevante y descolorida “Open Night” (Noche de Apertura) dedicada a que los jugadores cambien impresiones con los periodistas.

Los campeones de las Conferencias Americana ( AFC ) y Nacional ( NFC ) abrieron la Súper Semana de manera oficial y de la mejor forma de vender su producto con puras relaciones públicas, sin ningún tipo de valor, porque se habla de todo menos de los aspectos deportivos importantes que van a estar en juego el próximo domingo.

Lo que si quedó claro desde que tocó tierra el espectacular avión privado de los Patriots, el “AirKraft”, es que el equipo de Nueva Inglaterra es el gran favorito a conseguir el triunfo con el veterano mariscal de campo Tom Brady de líder, que como ya es habitual antes de viajar se despidieron de aficionados en casa.

Los Patriots, en un ‘desplante’ de sus recientes éxitos, se encargan de recordar la cantidad de trofeos Vince Lombardi que poseen al colocar la imagen del codiciado trofeo en la cola del avión, donde dentro los jugadores recibieron el servicio más exclusivo.

Brady, que también fue de los primeros en descender de la aeronave para saludar efusivamente a un excompañero que también lo ayudó a ganar sus primeros anillos: Willie McGinest, luego acaparó toda la atención en la cita con los periodistas.

La cita de los protagonistas de la 52 edición del Super Bowl con cientos de periodistas que van a cubrir el evento deportivo se dio en la arena casa de los Minnesota Wild de la Liga Nacional de Hockey sobre Hielo ( NHL ).

A diferencia de las dos primeras ediciones de la Noche de Apertura en los Super Bowls 50, en Santa Clara (California) y 51, en Houston, no hubo concierto y fuegos artificiales previos debido a las bajas temperaturas cercanas a los menos 20 grados centígrados.

Ya centro del recinto con calefacción, como no los primeros en reunirse con los informadores fueron los jugadores de los Patriots.

“Esto nunca pasa de moda ni me aburre”, vendió de inmediato Brady, quien participó en el octavo Día de Prensa (Media Day), como se conocía anteriormente al encuentro con los periodistas, de su carrera. “Es un honor y motivación estar aquí y abrir la semana para la que todos jugamos”.

Sin embargo, el ambiente dentro del recinto era igual de “frío”, que las bajas temperaturas que se registraban en el exterior, y a diferencias de otros años, esta vez, no tuvo a personajes con bromas pesadas hacia los jugadores.

Como siempre, Brady fue políticamente correcto, como lo ha sido siempre y como nunca nadie en la historia, ante las preguntas de los periodistas la centena de reporteros, e inclusive decir en español un "¡Viva México! y admitir que le gustaba el tequila.

Con este panorama, la Noche de Apertura, en su tercera edición, pasó de las bromas y excentricidades ante el estricto control que ha impuesto la Liga Nacional de Fútbol Americano ( NFL ) y todo se centró sobre las buenas relaciones públicas para vender el producto del deporte rey en Estados Unidos a todo el mundo.

De ahí que los jugadores se convirtieron más en personal del departamento de Relaciones Públicas de la NFL al tener que estar “enviando” mensajes a todas las partes del mundo a petición de los periodistas, convertidos a su vez en embajadores de sus países.

Junto a Brady el otro jugador de los Patriots que generó mayor interés fue el receptor abierto de Houston, Danny Amendola , clave en el triunfo que su equipo logró (24-20) en la final de la AFC frente a los Titans de Tennessee.

Con menos protagonismo, como sabiendo que son los que parten perdedores, y también menos periodistas, la presencia de los Eagles en el recinto pasó con más pena que gloria, pero fue la que dejó más emoción y sinceridad entre los jugadores, dado que para muchos era la primera vez que vivían la experiencia.

“Hay que disfrutar el momento”, destacó el profundo de los Eagles, Malcolm Jenkins , como consejo a sus compañeros, al ser uno de los seis jugadores del equipo de Filadelfia que tiene experiencia en un Super Bowl. “Nunca sabes si volverás”.

Jenkins, que ganó el Trofeo Vince Lombardi con los Saints de Nueva Orleans New Orleans Saints reconoció que era difícil llegar al partido por el título y de ahí todo el respeto que tenía hacia los Patriots, que lo han convertido en una costumbre y tienen una gran experiencia, con 35 jugadores que participaron en el LI del 2017 que ganaron en Houston a los Falcons de Atlanta (28-34).

Sin embargo, los jugadores de los Eagles admitieron que cuando estén en el campo habrá otras factores que también influyan a la hora de luchar por el triunfo.

Por su parte, el sorpresivo mariscal de campo de los Eagles, Nick Foles, que dirigirá el ataque de los Eagles, dijo que la clave estará en no distraerse, seguir las rutinas y trabajar como lo han hecho durante toda la temporada.

“Sabemos de la clase que tiene el rival, pero también de todo el potencial que hay dentro de nuestro equipo y ese es el que debemos desarrollar de nuevo en el campo”, destacó Foles, que hará su debut en un Super Bowl, además como pasador reserva. “Sabemos que no salimos de favoritos, pero tampoco lo éramos cuando nos enfrentamos a los Falcons y a los Vikings y al final ganamos”.

Vincent Maserrat


Anuncio