Anuncio
Share

Estados Unidos ataca a Abás y cuestiona su capacidad para negociar la paz

La embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley. EFE/Archivo

La embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley. EFE/Archivo

Estados Unidos atacó hoy con dureza al presidente palestino, Mahmud Abás, cuestionando su capacidad para negociar la paz con los israelíes.

La embajadora ante la ONU, Nikki Haley, acusó a Abás de insultar al presidente de su país, Donald Trump, y de no tener el “valor” necesario para lograr un compromiso que ponga fin al conflicto en Oriente Medio.

Lo hizo mientras desde Davos (Suiza), Trump amenazaba con cortar ayudas a los palestinos tras una reunión con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

En Naciones Unidas, Haley puso el foco directamente sobre Abás y sobre un discurso que pronunció este mes, en el que arremetió contra la decisión estadounidense de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y en el que dijo que ya no aceptaría a Washington como mediador.

“Rechazó cualquier papel estadounidense en las negociaciones de paz. Insultó al presidente estadounidense. Llamó a suspender el reconocimiento de Israel”, enumeró la diplomática en una intervención ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Haley acusó además a Abás de usar un “feo y ficticio pasado” para señalar a Israel como un “proyecto colonial diseñado por poderes europeos”.

“Un discurso que cae en indignantes y desacreditadas teorías de la conspiración no es el discurso de una persona con el valor y la voluntad de buscar la paz”, subrayó.

La embajadora Haley insistió en que su país sigue comprometido a trabajar para un arreglo en Oriente Medio, pero dejó claro que una solución negociada requiere “compromisos”.

“Discursos llenos de odio y esquivar las negociaciones no nos llevan a ningún sitio”, insistió Haley, que pidió líderes con “valor”.

Según dijo, si Abás puede ser ese tipo de dirigente, EE.UU. lo celebraría, pero aseguró que “sus acciones recientes demuestran lo contrario”.

Sumado a las palabras de Trump desde Davos, el mensaje de Haley confirmó el malestar de la Administración estadounidense con los líderes palestinos tras su reciente negativa a recibir al vicepresidente, Mike Pence, durante su visita a la región.

Trump se refirió hoy a esa postura como una falta de “respeto” y dijo que podría congelar más fondos a los palestinos si no vuelven a la mesa de negociaciones, tras haber suspendido ya parte de las aportaciones a la agencia de la ONU para los refugiados palestinos.

El Gobierno del magnate neoyorquino se ha alineado desde el primer momento con Israel, rompiendo con varios puntos clave del consenso internacional sobre cómo buscar una salida al conflicto.

El paso más criticado ha sido el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí, pues la comunidad internacional ha defendido tradicionalmente que el estatus de la ciudad sólo puede fijarse en un acuerdo de paz entre las partes.

Palestina, mientras tanto, aseguró hoy en la ONU que no se plegará a “amenazas, intimidación o acciones punitivas” y seguirá manteniendo su oposición a esa medida.

“No se puede poner un precio a los derechos y la dignidad de ningún pueblo”, defendió el embajador palestino ante Naciones Unidas, Riyad Mansur, en un discurso ante el Consejo de Seguridad.

Aunque no le mencionó directamente, Mansur pareció responder a Trump, insistiendo en que la postura palestina “no pretende ser una falta de respeto y no debería ser traducida de esa forma por nadie”.

Poco después, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) rechazó la política de “chantaje” y “presión” de Trump en un comunicado.

“El mensaje de hoy es claro: Trump está chantajeando y presionando al pueblo palestino por luchar y creer en su libertad y derechos humanos por la ley internacional y las resoluciones de la ONU”, aseguró el secretario general de la OLP, Saeb Erekat.

Naciones Unidas, por su parte, avisó del ambiente “negativo” que se ha generado recientemente y que se suma a la “parálisis” en los esfuerzos de paz que se ve desde hace años.

“O damos urgentemente pasos concretos para dar la vuelta a este peligroso camino o nos arriesgamos a otro conflicto y un desastre humanitario”, dijo el enviado de la organización para Oriente Medio, Nickolay Mladenov.


Anuncio