Anuncio
Share

Comienza el análisis del plan fiscal revisado de P.Rico para próximos 5 años

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló ofrece una rueda de prensa. EFE/Archivo

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló ofrece una rueda de prensa. EFE/Archivo

La entidad federal de control al Ejecutivo de Puerto Rico comienza hoy el análisis del plan fiscal revisado del Gobierno de la isla caribeña para los próximos 5 años que debe certificar, documento base y guía para la elaboración de los presupuestos anuales y el crecimiento económico.

La directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) de Puerto Rico, Natalie Jaresko, informó a través de un comunicado que tras recibir del Gobierno de Ricardo Rosselló el plan fiscal revisado para el periodo 2019-2022 comienza el trabajo de revisión del documento, que deberá estar certificado el próximo 23 de febrero.

“La JSF ve la implementación de reformas estructurales y la inversión en infraestructura crítica como piezas clave para restaurar el crecimiento económico y aumentar la confianza de los residentes y del sector de negocios”, indicó Jaresko sobre el nuevo documento.

La estatal Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) presentó al filo de la media noche del miércoles el borrador de plan fiscal a 5 años a la JSF, entidad federal de control al Ejecutivo establecida tras la aprobación de normativa por el Congreso de EEUU para atender una deuda impagable de Puerto Rico.

El plan fiscal tuvo que volverse a presentar en una versión revisada respecto a la de hace meses a causa del huracán María que el pasado mes de septiembre destrozó las infraestructuras de la isla, causando, según las estimaciones del Gobierno, daños que rondan los 94.000 millones de dólares.

El huracán provocó que prácticamente se interrumpiera la recaudación de impuestos durante varios meses, además de causar pérdidas incalculables que, en definitiva, trastocaron la elaboración del presupuesto.

Rosselló dijo hoy que el plan fiscal revisado “es certificable” y que se elaboró bajo la premisa de que Puerto Rico recibirá las millonarias asignaciones aprobadas por el Congreso en Washington para atender los daños causados por el huracán María.

Dijo que el nuevo plan fiscal no reduce tan drásticamente como el anterior los recortes a los municipios y la Universidad de Puerto Rico, debido a todo lo que supuso el paso del huracán María por la isla.

El plan fiscal revisado fue criticado desde distintos sectores de la isla por entenderse que no es realista pensar que solo con las ayudas federales que llegarán por el huracán María pueden sustentarse lo próximos presupuestos, además de que el documento no prevé el pago de cantidad alguna a los acreedores por una deuda que alcanza los 70.000 millones de dólares.

El Gobierno entiende que la deuda es un asunto que queda en manos del Tribunal federal bajo el Título III de la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés).

El expresidente Barack Obama convirtió en junio de 2016 en la Ley Promesa un proyecto que nació del Congreso de EEUU con el objetivo de crear una entidad que abordara el asunto de una deuda impagable que amenazaba al Gobierno de Puerto Rico con una maraña de demandas judiciales por parte de los acreedores.

Eduardo Bhatia, portavoz del opositor Partido Popular Democrático (PPD) en el Senado, señaló sobre el plan fiscal revisado que, según su análisis, no prevé aumentar la recaudación, no reduce el gasto y ni reestructura la deuda, los tres pilares fundamentales para contar con unas cuentas públicas equilibradas.

El plan fiscal revisado del Gobierno presenta ahorros acumulados de 3.000 millones de dólares hasta el año fiscal 2022.

El nuevo plan fiscal establece una reducción en 5 años del déficit estructural anual del Gobierno central de 1.601 millones de dólares en el año fiscal 2019 a 27 millones de dólares en el año fiscal 2022.

Para el 2018, se proyecta una reducción en el PNB del 11,2 % y se espera que el mismo termine para el 2022 con un crecimiento positivo del 1,5 %.

En cuanto al comportamiento demográfico, se estima una reducción de población del 7,7 % en 2018.

El plan fiscal considera la inyección de cerca de 35.000 millones de dólares en ayudas federales de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema, por sus siglas en inglés) en los próximos años.

El plan fiscal también incluye un nuevo modelo para el plan de salud con ahorros de 795 millones para el 2022.


Anuncio