Anuncio
Share

Republicanos: No puede haber reforma migratoria sin invertir más en seguridad

Los republicanos ponen como condición más inversión en seguridad fronteriza para aprobar una ley migratoria que permita regularizar la situación de 800.000 jóvenes indocumentados que llegaron a EEUU de niños, conocidos como "soñadores". EFE/ARCHIVO

Los republicanos ponen como condición más inversión en seguridad fronteriza para aprobar una ley migratoria que permita regularizar la situación de 800.000 jóvenes indocumentados que llegaron a EEUU de niños, conocidos como “soñadores”. EFE/ARCHIVO

Los republicanos ponen como condición más inversión en seguridad fronteriza para aprobar una ley migratoria que permita regularizar la situación de 800.000 jóvenes indocumentados que llegaron a EEUU de niños, conocidos como “soñadores”.

“Lo principal en estos momentos es entender que no puede haber una reforma del sistema migratorio si no va de la mano con seguridad nacional”, dijo a Efe en una entrevista Yali Nuñez, la directora para medios hispanos del Comité Nacional Republicano (RNC, por su sigla en inglés), órgano ejecutivo del partido.

Nuñez acusó a los demócratas de estar torpedeando las negociaciones entre la Casa Blanca y el Congreso para aprobar una ley que permita encontrar una solución para los “soñadores” que pudieron frenar su deportación gracias a DACA, cuya vigencia expira en marzo por orden de presidente, Donald Trump.

“Los demócratas en este momento están en una posición que está afectando al proceso de las negociaciones”, afirmó.

El acuerdo para salvar DACA parecía posible la semana pasada, pero las negociaciones se complicaron y, ahora, los demócratas están amenazando con negarse a aprobar una ley que permita financiar a las agencias federales, lo que ocasionaría un cierre de Gobierno el viernes a medianoche, cuando expiran los fondos.

“Dejar sin presupuesto a todo el país, solo para que los demócratas parezcan héroes, no me parece lo correcto”, dijo Nuñez.

La republicana afirmó que, en el actual clima, “no va a salir DACA” y lo más posible es que, antes del viernes a medianoche, ambos partidos vuelvan a aprobar una resolución para financiar el Gobierno de manera temporal con el objetivo de, más adelante, lograr un acuerdo sobre DACA.

El Congreso aún no ha conseguido aprobar un presupuesto para este año fiscal, que empezó en octubre, y para financiar al Gobierno ha tenido que recurrir a tres resoluciones temporales a causa de las negociaciones migratorias.

Según Nuñez, para lograr ese acuerdo sobre DACA, la prioridad de los republicanos es conseguir fondos para reforzar con tecnología y un muro la frontera de Estados Unidos con México.

“No lo veamos nada más como un muro, no va por ahí. La idea es que para que el sistema migratorio funcione tiene que ir de la mano de seguridad nacional y una barrera física es solo una de las alternativas que tenemos para proteger a los ciudadanos estadounidenses”, explicó.

Los demócratas la semana pasada accedieron finalmente a destinar fondos para el muro con México, pero piden que la futura ley migratoria abra un camino que permita acceder a la ciudadanía estadounidense a los “soñadores”, criados en EEUU y para muchos el único país que conocen.

Al respecto, Nuñez explicó que los republicanos están dando prioridad a aprobar una ley que dé a los “soñadores” un “estatus permanente” que les permita residir legalmente en Estados Unidos y que, a diferencia de DACA, no expiraría ni tendría que ser renovado cada dos años.

“Esperemos que el camino a la ciudadanía fuera una opción, aún eso no está claro”, añadió Nuñez.

El Gobierno de Trump ha planteado al Congreso la posibilidad de aprobar una reforma migratoria en dos fases, con una primera ley centrada en “cuatro pilares” fijados por el propio presidente y con una segunda ley, más amplia, destinada a arreglar otros problemas del sistema de inmigración.

Esos “cuatro pilares” son: fondos para seguridad fronteriza, una solución para DACA, el fin de la “lotería de visados” que beneficia a ciudadanos de países con un bajo índice de inmigrantes y la creación de un sistema de méritos que sustituya al actual sistema de reagrupación familiar, bautizado por sus detractores como “migración en cadena”.

Para Nuñez, ahora mismo EEUU está en un momento muy importante porque tanto el presidente como el Congreso tienen la oportunidad de arreglar un sistema que, tanto demócratas como republicanos, coinciden en que está “roto”.

“Estamos ahora mismo -dijo- en un punto crítico. Estamos tratando de reformar el sistema migratorio del país, un sistema que lleva años y ya generaciones bastante descompuesto, bastante roto y sin un funcionamiento adecuado de las leyes migratorias”.


Anuncio