Anuncio
Share

El Consejo de Seguridad confía en una negociación entre Kabul y los talibanes

Vista del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos. EFE/Archivo

Vista del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos. EFE/Archivo

El Consejo de Seguridad de la ONU respaldó hoy las conversaciones entre el Gobierno de Afganistán y los talibanes con vistas a un posible acuerdo de paz y confió en que pronto puedan verse avances.

Así lo señalaron hoy los embajadores de los quince países tras visitar el país asiático el pasado fin de semana, en la primera misión de este tipo a Afganistán desde 2010.

Según el presidente de turno del Consejo, el kazajo Kairat Umarov, existe “unanimidad” sobre la importancia de poner fin al conflicto afgano y de que es necesario ir más allá del enfoque puramente militar.

“No hay una solución militar en Afganistán en ausencia de un proceso político”, recalcó durante una reunión para hacer balance de la visita.

Poco después, los representantes de la mayoría de miembros del Consejo comparecieron conjuntamente ante los periodistas para dejar clara la unidad dentro del órgano en lo que se refiere a Afganistán.

La embajadora estadounidense, Nikki Haley, aseguró que las negociaciones entre el Gobierno y los talibanes están “más cerca que nunca” y dijo que EE.UU. está respaldando a Kabul para avanzar.

Según Haley, el liderazgo del proceso de paz está totalmente en manos afganas y la comunidad internacional debe limitarse a dar su apoyo, sin necesidad de meterse en las discusiones.

“Tienen confianza de que los talibanes vendrán a la mesa de negociaciones”, aseguró la representante estadounidense.

Durante los últimos días, miembros del Gobierno afgano, del Alto Consejo para la Paz de Afganistán y de facciones de los talibanes han mantenido en Turquía conversaciones informales con el propósito de abrir un proceso formal de paz.

Los talibanes y Gobierno mantuvieron apenas una ronda de conversaciones de paz en Pakistán en 2015, un proceso que se rompió después de que el Gobierno se enterara de que el líder y fundador de los talibanes, el mulá Omar, llevaba dos años muerto.

Los insurgentes suspendieron las conversaciones y el anuncio, confirmado por los talibanes, llevó a una ruptura interna de este grupo que llevó a la formación de varias facciones y a un conflicto bélico interno.

Según el Consejo de Seguridad de la ONU, la situación de seguridad en Afganistán sigue siendo muy volátil, con un creciente número de bajas en ataques terroristas.

Una de las preocupaciones de Naciones Unidas, según dijo hoy Umarov, es la presencia del Estado Islámico (EI) en el este y norte del país y de combatientes llegados desde Siria e Irak.

Haley, por su parte, insistió en que la prioridad estadounidense es que Afganistán no sea “un refugio” para los terroristas.

El Gobierno de Donald Trump decidió este mes congelar su ayuda militar al vecino Pakistán hasta que Islamabad “tome medidas decisivas” contra grupos terroristas como los talibanes.

Según Haley, durante la visita a Kabul, las autoridades afganas pidieron a los miembros del Consejo presión sobre Pakistán para que avance en ese sentido.


Anuncio