Anuncio
Share

OCDE insta a mejorar el control de contratos en nuevo aeropuerto de México

La OCDE insta a mejorar el control de contratos de la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, una de las obras estrella de la actual administración, según un informe presentado hoy. EFE/ARCHIVO

La OCDE insta a mejorar el control de contratos de la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, una de las obras estrella de la actual administración, según un informe presentado hoy. EFE/ARCHIVO

La OCDE insta a mejorar el control de contratos de la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, una de las obras estrella de la actual administración, según un informe presentado hoy.

En el “Segundo Informe de Avances sobre el Desarrollo del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”, presentado hoy desde los terrenos de la futura terminal por el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, se destacan “avances sustanciales”.

Especialmente en gobernanza del proyecto, contratación pública, integridad, transparencia y comunicaciones.

De esta manera, subraya el buen hacer del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), responsable de gestionar el proyecto, y otras dependencias con respecto a las 16 recomendaciones de alto impacto planteadas por la OCDE en noviembre de 2016, en su primer informe.

No obstante, el organismo resalta que “a pesar de estos avances, el proyecto aún enfrenta riesgos importantes que deben mitigarse para facilitar su ejecución en tiempo, en presupuesto y cumpliendo con estándares internacionales de calidad”.

Por ello, considera aconsejable que el GACM fortalezca la gobernanza y la interoperatibilidad de los sistemas de información del GACM, y le insta a “mitigar la incertidumbre creada por una dependencia excesiva del presupuesto público más allá del 2019".

Le propone mejorar las medidas implementadas y emite varias recomendaciones, entre ellas evaluar las oportunidades restantes en su estructura organizacional, desarrollar mecanismos para la participación sistemática de un número mayor de actores interesados en el proyecto e incrementar el número de ofertas que compitan en distintos procesos.

“El GACM podría evaluar con cuidado los esfuerzos necesarios para implementar un marco integral de gestión de contratos, así como los riesgos de no hacerlo. Debería también asegurarse de retener la propiedad y un monitoreo estricto sobre el desempeño de los contratistas, incluso aquellos que supervisan obras de construcción”, remarca la OCDE.

Finalmente, insta a fortalecer la gestión estratégica de sus proveedores, a elaborar un nuevo protocolo para solucionar conflictos de interés, a aumentar las denuncias de irregularidades simplificando el proceso y mejorar la difusión de las medidas ya existentes de control y transparencia.

El nuevo aeropuerto, anunciado en 2014 como una de los grandes proyectos del Gobierno federal, costará unos 186.092 millones de pesos (9.677 millones de dólares) y deberá iniciar sus operaciones hacia finales de 2020, con el objetivo de triplicar la capacidad del actual aeropuerto de la capital mexicana.


Anuncio