Anuncio
Share

Cambio en la cúpula de la Policía de P.Rico en medio de un conflicto laboral

Vista de un carro de policía en San Juan (Puerto Rico). La policía de Puerto Rico atraviesa por una crisis ante la falta de paga por horas extras trabajadas tras el paso del huracán María. EFE/Archivo

Vista de un carro de policía en San Juan (Puerto Rico). La policía de Puerto Rico atraviesa por una crisis ante la falta de paga por horas extras trabajadas tras el paso del huracán María. EFE/Archivo

El Gobierno de Puerto Rico relevó a la jefa de la Policía, Michelle Hernández, en medio de un conflicto laboral en las fuerzas del orden causa de un elevado ausentismo que ha reducido la presencia de agentes en las calles y un auge de asesinatos.

El director ejecutivo del Sindicato de Policías Puertorriqueños, José Marín, dijo hoy a Efe que espera que la situación del ausentismo se solucione progresivamente, problema que como señaló obviamente ha tenido repercusión en la seguridad de las calles debido a la evidente la falta de agentes.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, divulgó el lunes un comunicado en el que señalaba que aceptaba la renuncia de la comisionada del Negociado de la Policía, Michelle Hernández.

Aunque el comunicado puede dar a entender que la funcionaria fue quien tomó la iniciativa, la situación no queda totalmente aclarada toda vez que el gobernador reunió el pasado noviembre a su gabinete en un encuentro en el pidió a todos sus miembros que firmaran una carta de renuncia sin fecha.

El comunicado señala que Rosselló designó al teniente coronel Henry Escalera como comisionado interino de la Policía de Puerto Rico mientras se lleva a cabo un proceso de búsqueda para identificar el mejor recurso para asumir tan importante cargo.

La destitución de Hernández se produce en un momento de gran controversia a causa del elevado ausentismo que provocó la intervención del propio Rosselló, quien hace días advirtió de que los agentes que se ausentaron durante la pasada época navideña sin justificación serán sancionados.

La ausentismo de los policías se reflejó durante el primer turno del día de Navidad, cuando según informó a Efe la Policía de Puerto Rico se ausentaron de sus puestos de trabajo alegando enfermedad un total de 2.615 agentes.

Medios locales señalaron entonces que ese desproporcionado ausentismo provocó que la dirección de la Policía se viera obligada a cerrar varios cuarteles durante la pasada Nochebuena.

El líder sindical explicó que si bien la gota que colmó el vaso fue el retraso en el pago de las horas extraordinarias trabajadas durante las semanas que siguieron a los huracanes Irma y María, hay otros motivos, como son la precaria situación en que quedan estos funcionarios tras eliminarse su plan de jubilación en 2013 y el no pago de los días de enfermedad no utilizados.

“Ha habido una acumulación de abusos”, sostuvo Marín, para quien el ausentismo ha sido la forma de reclamar sus derechos por parte de los agentes de la Policía de Puerto Rico.

Marín subrayó que se trató de una medida límite pero necesaria para reclamar sus derechos y que se llevó a cabo ante la inacción por parte de la jefa de la Policía que acaba de abandonar su cargo.

Los agentes de la Policía de Puerto Rico llevan años reclamando mejoras salariales, pero la respuesta del Gobierno de Ricardo Rosselló es la falta de recursos financieros para satisfacer esa demanda.

El malestar se agravó tras los huracanes de septiembre que arrasaron la isla, cuando los agentes tuvieron que trabajar en jornadas interminables de más de 12 horas.

El relevo de la jefa de la Policía se produce además en un momento en el que se ha registrado un auge en el número de asesinatos.

Según datos de la Policía, en lo que va de 2018 se han registrado un total de 28 asesinatos, frente a los 10 de la misma fecha en 2017.

Además, desde el día 1 de enero murieron 3 personas en un mismo incidente y hubo cuatro dobles asesinatos.

La jefa de la Fiscalía federal en Puerto Rico, Rosa Emilia Rodríguez, aseguró que el alza que se ha registrado con la entrada del nuevo año es una tendencia cíclica y que no han fallado los planes para atajar los crímenes violentos.

Medios locales apuntan hoy que la decisión de Rosselló muestra una confianza total en su responsable de la seguridad general, Héctor Pesquera, quien sale indemne de las críticas por el manejo de la cifra de muertos tras el paso del huracán María.


Anuncio