Anuncio
Share

López Obrador promete crear Secretaría de Seguridad y acabar con violencia

El candidato de Morena, el Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), Andrés Manuel López Obrador, participa durante una conferencia de prensa , en Ciudad de México (México). EFE/Archivo

El candidato de Morena, el Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), Andrés Manuel López Obrador, participa durante una conferencia de prensa , en Ciudad de México (México). EFE/Archivo

Ante la inseguridad que sufre México, el líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador prometió hoy crear la Secretaría de Seguridad Pública, al frente de la cual situaría a Alfonso Durazo, y acabar con la violencia en tres años.

El país cerró 2017 como el año más cruento de las últimas dos décadas, al superar los 23.000 homicidios dolosos, casi 80 asesinatos al día, lo que supone un “indudable fracaso” de la actual política de seguridad, denunció López Obrador.

Y es que el candidato del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ha situado el tema de la inseguridad en el centro de su precampaña, con reproches constantes contra el actual presidente, Enrique Peña Nieto, y el candidato del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade.

López Obrador, que hasta la fecha lidera las encuestas en la campaña, prometió hoy que si gana las elecciones creará la Secretaría de Seguridad Pública, que fue disuelto por Peña Nieto cuando asumió la presidencia.

“Esta secretaría ya existía pero al inicio de este sexenio se tomó la decisión de disolverla. Es evidente que esto no ha funcionado”, afirmó el líder izquierdista, quien prometió “paz y tranquilidad en nuestro querido México”.

López Obrador, que a menudo es acusado de radical, pretende situar al frente de esta secretaría a Alfonso Durazo, un perfil transversal que ha pasado tanto por el PRI como por el Gobierno conservador del Partido Acción Nacional (PAN) presidido por Vicente Fox (2000-2006).

Su equipo para combatir la inseguridad lo completa un consejo asesor formado por miembros del Ejército, la Marina, el mundo empresarial y la sociedad civil; que detallarán exhaustivamente el plan de seguridad de Morena antes de los comicios.

De todas formas, López Obrador ya anunció varias de las medidas de su plan destinado a “frenar la guerra encubierta y garantizar la paz y la tranquilidad”, dijo en referencia a la llamada guerra contra el narcotráfico iniciada por el entonces presidente Felipe Calderón (2006-2012), que ha dejado 200.000 muertos en la última década.

“La estrategia actual es una estrategia fallida. Está demostrado que el uso de la fuerza no resuelve el problema. No se puede afrontar la violencia con la violencia. No se puede apagar el fuego con fuego. No se pude enfrentar el mal con el mal”, dijo en tonos épicos.

López Obrador defendió que hay que “atacar el problema desde la raíz”, por lo que señaló que su principal prioridad como presidente será consolidar el crecimiento económico y la creación de empleo porque “no hay paz sin tranquilidad social”.

También aseguró que, en caso de ser elegido, asumirá la jefatura de las Fuerzas Armadas (competencia que corresponde al presidente) y presidirá cada día, de lunes a domingo a las 6 de la mañana, una reunión de seguimiento de los crímenes ocurridos para tomar decisiones al respecto.

Además, reiteró su propuesta de crear una Guardia Nacional, integrada por miembros del Ejército, la Marina y la Policía; dedicada a la seguridad pública, y afirmó que nunca dará la orden de “reprimir al pueblo mexicano”.

Esta medida destaca ante la polémica generada por la aprobación de la Ley de Seguridad, a la que Morena se opuso, que formaliza el papel de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública y que ha sido criticada por organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales.

Entre las propuestas avanzadas por López Obrador, sin embargo, no hubo ni una sola palabra para la amnistía a narcotraficantes que planteó el mes pasado con el objetivo de acabar con la guerra del narcotráfico y lograr la paz en México.

Aunque López Obrador condicionó dicha amnistía a la voluntad de los familiares de las víctimas del narcotráfico, el resto de partidos políticos y organizaciones por los derechos humanos rechazaron la propuesta.

Pese a que en sus últimas apariciones López Obrador evita hablar de este asunto, no parece que vaya a rectificar, puesto que el mismo Alfonso Durazo defendió hoy ante las preguntas de los periodistas la viabilidad de una eventual amnistía.

“El tema de la amnistía es un recurso establecido constitucionalmente hace más de 100 años. Sé que es una propuesta audaz pero dada la dimensión de la inseguridad del país, las soluciones no son fáciles”, sentenció.


Anuncio