Anuncio

19-10. Eagles también ganan sin Wentz y aseguran primer lugar de la NFC

Philadelphia Eagles coach Doug Pederson on the sidelines. EFE/Archivo

Philadelphia Eagles coach Doug Pederson on the sidelines. EFE/Archivo

La ausencia del mariscal de campo estelar Carson Wentz no fue impedimento para que los Eagles de Filadelfia siguiesen por el camino del triunfo y venciesen de locales 19-10 a los Raiders de Oakland en el último partido de la noche del lunes de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) con el que se completó la decimosexta semana de competición regular.

La victoria permitió a los Eagles ponerse con marca de 13-2 y asegurarse el primer lugar de la Conferencia Nacional (NFC).

El pateador Jake Elliott convirtió un gol de campo de 48 yardas a 22 segundos del final y aseguró la victoria de los Eagles en un partido que careció de calidad, pero si estuvo lleno de emoción hasta que concluyó.

El esquinero Ronald Darby interceptó un pase del mariscal de campo de los Raiders, Derek Carr y se escapó 52 yardas hasta la zona de anotación con 54 segundos por jugarse.

Sin embargo, los árbitros determinaron que fue tocado por un rival en el piso justo en el lugar donde se apoderó del balón.

Desde ahí, el mariscal de campo Nick Foles, que ocupó el puesto de titular de Wentz, encabezó un ataque de 21 yardas con cuatro pases completos en forma consecutiva.

Tras un envío incompleto, Elliott consiguió el gol de campo. En un ataque desesperado, los Raiders intentaron una serie de pases laterales, lo que derivó en un balón suelto.

El defensivo Derek Barnett lo recuperó y logró el “touchdown”, que dejó el partido listo para sentencia.

Foles completó 19 de 38 pases para 163 yardas, hizo un envío de anotación, le interceptaron otro, derribado dos veces de 25 oportunidades y bajó a 59,4 el índice de pasador.

Luego de una temporada con marca ganadora de 12-4, los Raiders (6-9) eran candidatos a desafiar a los Patriots por el título de la Conferencia Americana (AFC) este año.

Sin embargo, decepcionaron y quedaron sin posibilidad matemática de avanzar a los playoffs desde el domingo, con los resultados que se dieron en la jornada.

Sin embargo, jugaron por el orgullo, y casi arruinan el Día de Navidad de Filadelfia, que al final protagonizaron la victoria de la tranquilidad de cara a la recta final de la temporada regular en la que también querrán seguir siendo protagonistas ganadores.


Anuncio