Anuncio

118-128. Rivers y Williams superan los 51 puntos de Harden y ganan a los Clippers

En la imagen, el jugador de los Clippers de Los Angeles, DeAndre Jordan. EFE/Archivo

En la imagen, el jugador de los Clippers de Los Angeles, DeAndre Jordan. EFE/Archivo

El base Austin Rivers y el escolta Lou Williams encabezaron el ataque de los diezmados Clippers de Los Angeles y guiaron a su equipo al triunfo de visitantes por 118-128 ante los Rockets de Houston, que perdieron el segundo partido consecutivo después de haber ganado 14 seguidos.

La racha perdedora de los Rockets fue la segunda que han tenido en lo que va de temporada tras sufrir dos derrotas seguidas del 28 al 30 de octubre.

Rivers, el hijo del entrenador de los Clippers, Doc Rivers, llegó a los 36 puntos, su mejor marca como profesional, al anotar 11 de 25 tiros de campo, incluidos 6 de 15 triples, y establecer su mejor marca como profesional.

Mientras que Williams, jugador la pasada temporada con los Rockets, como reserva, también fue decisivo al aportar 32 puntos, incluidos siete triples de 11 intentos, y repartir siete asistencias.

El pívot DeAndre Jordan surgió una vez más como el líder del juego interior tras conseguir un doble-doble de 15 puntos, 20 rebotes y poner dos tapones.

La inspiración de los tres jugadores impidió que de nuevo los 51 puntos conseguidos por el escolta estelar de los Rockets, James Harden, no se viesen compensados en el marcador final con una victoria.

Por el contrario, Harden, que se convirtió en el primer jugador en la historia de los Rockets con partidos seguidos de 51 puntos, no pudo concluir el encuentro al ser expulsado por acumulación de personales, la última, una técnica.

Rivers anotó siempre los puntos decisivos del partido como fue el triple a falta de tres minutos para el final que dieron a los Clippers la ventaja parcial de 111-117, que ya no perderían, tras haber remontado una desventaja de 15 puntos.

El alero Ryan Anderson respondió con dos tiros de personal, pero el base reserva C.J.Williams respondió con una canasta de penetración y Lou Williams con el cuarto triple del periodo tras una pérdida de balón, la octava del partido, para el parcial de 113-122 y todo sentenciado.

Rivers anotó un triple más, Harden consiguió canasta de penetración y después le llegaría la expulsión en la noche en la que consiguió por tercera vez en lo que va de temporada 50 o más puntos.

Harden, que anotó 15 de 28 tiros de campo, incluidos 6 de 14 triples, y 15 de 16 tiros de personal, y repartió ocho asistencias, se convirtió en el primer jugador en tener dos partidos consecutivos de 51 puntos desde que Kobe Bryant logró cuatro seguidos del 18 al 23 de marzo del 2007 con Los Angeles Lakers.

Desde 1983-84, Harden es el quinto jugador que anota 50 o más puntos en partidos consecutivos además de tener un 53 por ciento de acierto o más en los tiros de campo en ambos ya se une así a Bryant, Allen Iverson, Antawn Jamison y Bernard King.

El escolta Eric Gordon, que salió de titular en el puesto del base Chris Paul, el exjugador de los Clippers, baja por lesión, llegó a los 28 puntos, tras conseguir seis triples.

“Hemos conseguido puntos, pero esta semana no jugamos nuestro mejor estilo de baloncesto, porque nuestro ataque no ha sido tan rápido como antes ni tampoco hemos tenido la misma confianza en las acciones defensivas”, declaró Gordon al concluir el partido.

Anderson acabó como tercer máximo encestador de los Rockets al aportar un doble-doble de 14 puntos, y 10 rebotes --mejor marca de la temporada en esa faceta del juego--, y poner un tapón.

Mientras que el alero de origen dominicano Trevor Ariza logró 12 puntos y fue el cuarto jugador de los Rockets (25-6) que tuvo números de dos dígitos.

Sin embargo, la ausencia por lesión del pívot suizo Clint Capela se hizo sentir en el juego interior de los Rockets, que tampoco tuvieron buen control del balón al perderlo 17 veces por 8 de los Clippers.

El pívot brasileño Nené Hilario, que salió de titular por Capela, jugó 17 minutos en los que aportó tres puntos tras anotar 1 de 4 tiros de campo, y 1-2 desde la línea de personal, además capturó dos rebotes y cometió una falta personal.

Los Rockets se fueron al descanso con la ventaja parcial de 65-52 y tenían el control del marcador y del partido hasta que en la recta final del tercer periodo perdieron la concentración defensiva. Así permitieron a los Clippers meterse en la lucha por el triunfo que al final consiguieron, segundo consecutivo, que les permitió dejar su marca en 13-18, la segunda mejor de la División Pacífico.

Sin Paul por parte de los Rockets, ni el ala-pívot Blake Griffin, el jugador franquicia de los Clippers, también baja por lesión, el partido perdió el interés de lo que hubiese sido el primer duelo de ambos como rivales después de formar los pilares del equipo angelino en la búsqueda de un título de liga que no pudieron conseguir.


Anuncio