Anuncio

Trudeau asiste con miles de personas al funeral de Barry y Honey Sherman

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau. EFE/POOL

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau. EFE/POOL

Alrededor de 10.000 personas, entre ellos el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, participaron hoy en el funeral del multimillonario y fundador de la farmacéutica Apotex, Barry Sherman y de su esposa Honey, quienes murieron el pasado viernes en circunstancias sospechosas.

La Policía canadiense sigue investigando con absoluto mutismo la muerte de Barry, de 75 años, y Honey, de 70.

La Policía sólo ha informado oficialmente de momento de que los resultado de la autopsia señalan que la pareja falleció a consecuencia de la “compresión del cuello” con una ligadura (estrangulamiento).

La Policía también se ha negado a explicar si considera las muertes consecuencia de un asesinato-suicidio, tal y como fuentes policiales filtraron a medios de comunicación locales a las pocas horas de localizarse los cuerpos del matrimonio Sherman.

Pero poco después de que se hiciese pública esa hipótesis de trabajo de la Policía, los cuatro hijos del matrimonio, considerado entre las 15 mayores fortunas del país, emitió un comunicado en el que criticaba con dureza las informaciones y se negó a aceptar la tesis del asesinato-suicidio.

Varios periódicos de Toronto informaron hoy de que la familia de los fallecidos ha decidido iniciar su propia investigación privada de las muertes que se realizará de forma paralela a la investigación policial.

Durante el funeral, uno de los hijos del matrimonio, Jonathan Sherman, intervino para honrar a sus padres y reconoció que “los últimos días han sido realmente jodidos” para su familia.

“Mientras mis hermanas y yo estuvimos dos días esperando escuchar hechos diferentes a los de Twitter y medios de información no fiables, seguía esperando que mis padres entrasen en casa para decir que todo estaba bien y que se harían con el control de la situación”, añadió Sherman.

Barry Sherman fundó Apotex en 1974 con sólo dos empleados y desde entonces convirtió a la compañía en el mayor fabricante farmacéutico canadiense, con más de 10.000 empleados que producen más de 300 medicamentos genéricos.

La fortuna de Barry Sherman se calcula en 4.800 millones de dólares canadienses (unos 3.744 millones de dólares estadounidenses).


Anuncio