Anuncio

El pleno del Senado mexicano inicia el debate de la polémica Ley de Seguridad Interior

Vista general del Senado hoy, jueves 14 de diciembre de 2017, en Ciudad de México (México). EFE

Vista general del Senado hoy, jueves 14 de diciembre de 2017, en Ciudad de México (México). EFE

El pleno de Senado de México inició hoy el debate de la iniciativa de Ley de Seguridad Interior, que fija las bases para la participación de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública, aprobada la víspera por las comisiones dictaminadoras.

El proyecto prevé que la aplicación de la ley corresponde al Ejecutivo federal, a través de la Secretaría de Gobernación, con la participación de dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, Fuerzas Federales y, en su caso, Fuerzas Armadas en coordinación con los diversos órdenes de gobierno.

Tiene por objeto regular la función del Estado para preservar la seguridad interior, así como establecer las bases, procedimientos y modalidades de coordinación entre los Poderes de la Unión, entidades federativas y municipios, en la materia.

La iniciativa del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue aprobada ayer por las comisiones unidas de Gobernación, Defensa Nacional, Marina y Estudios Legislativos-Segunda.

Los senadores favorables a la iniciativa, aprobada el 30 de noviembre por la Cámara de Diputados, indicaron que el proyecto no implica la militarización del país sino el fortalecimiento de las acciones del Gobierno con reglas claras para la sociedad y las Fuerzas Armadas, para que no sean utilizadas de forma “caprichosa”.

Los senadores que se manifestaron en contra señalaron que esta ley busca encubrir el fracaso de una estrategia de seguridad, pretende regresar al país al presidencialismo autoritario con facultades metaconstitucionales y no garantiza la paz ni la seguridad ciudadana, ni brinda certeza jurídica.

Ante la aprobación del texto en comisiones, la directora ejecutiva de Amnistía Internacional (AI) en México, Tania Reneaum, dijo: “Es inaudita la forma en que las comisiones dictaminadoras del Senado han pasado por alto las observaciones y advertencias de sociedad civil, la academia y organismos nacionales e internacionales de derechos humanos sobre los efectos perversos para la seguridad ciudadana del proyecto”.

AI se sumó a la exigencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y organizaciones de la sociedad civil “de generar un diálogo nacional sobre esta ley para que se preserven y garanticen los derechos humanos”.

Pese a la oposición de diversas organizaciones civiles, un sondeo reveló este jueves que 59 % de los mexicanos apoyan que los militares participen legalmente y de manera continua en la seguridad pública.

La encuesta, elaborada por BGC y el diario Excélsior por vía telefónica, revela que esa proporción de mexicanos apoyan que los militares continúen en las calles porque consideran que están más preparados, ofrecen mayor seguridad y la policía es ineficaz.

En tanto, 37 % está en desacuerdo al considerar que es trabajo de la Policía y solo deberían encargarse de la seguridad nacional, mientras que el 4 % restante no se posiciona.


Anuncio