Anuncio

Tom Savage defiende a Bill O’Brien en la polémica por su conmoción cerebral

En la imagen un registro de Tom Savage, mariscal de campo de los Texans de Houston. EFE/Archivo

En la imagen un registro de Tom Savage, mariscal de campo de los Texans de Houston. EFE/Archivo

El mariscal de campo de los Texans de Houston, Tom Savage, que ayer, domingo, sufrió una conmoción cerebral, y fue permitido a seguir jugando, dijo que todo el protocolo que siguió el equipo fue el correcto y que el entrenador en jefe Bill O’Brien actuó de manera correcta.

Mientras el propio O’Brien reiteró hoy que nunca vio realmente el golpe que recibió Savage, pero dijo que si hubiera tenido acceso al vídeo --algo que no ocurrió en las laterales-- “nunca lo hubiera dejado regresar al juego”.

Savage recibió un fuerte golpe del ala defensiva Elvis Dumervil en la derrota ante los San Francisco 49ers (16-26).

Mientras estaba en el suelo, parecía tener problemas para levantarse y se veía mareado, sus manos estaban visiblemente temblorosas, pero le permitieron volver a jugar una serie después de ser evaluado por conmoción.

O’Brien dijo que después de una “revisión rápida” le dijo a Geoff Kaplan, uno de sus asistentes, que debían observar al mariscal de campo de nuevo.

“No fue por algo en particular, sólo dije que había sido una revisión rápida”, comentó O’Brien. “Fue una serie de tres jugadas. Vamos a examinarlo para asegurarnos que el jugador, Tom Savage, esté bien. Lo evaluaron, se acercaron y no estaban satisfechos con las respuestas que había dado, por lo que decidieron sacarlo del partido”.

El director ejecutivo asistente de asuntos externos del Sindicato de Jugadores, George Attalah, envió un mensaje de redes sociales que decía “iniciaremos una revisión de la conmoción de Tom Savage en el partido de ayer”.

O’Brien fue criticado por su conferencia de prensa posterior en la que no se hizo responsable por el hecho que Savage volviera al campo.

El entrenador en jefe de los Texans hoy volvió a defender sus comentarios al sentenciar que “no está pasando la pelota” por lo que ocurrió.

“En ningún punto de mi carrera nada ha sido más importante que la seguridad de nuestros jugadores”, comentó. “Amó a nuestros jugadores y me preocupo por ellos. No soporto cuando alguno se lesiona”.

O’Brien reiteró que no pudo ver lo que sucedió en la jugada que golpearon a Savage.

“Cualquiera que ha estado en las laterales de un partido desde un punto de vista de un entrenador en jefe sabe que no puedes ver cosas como esas, especialmente cuando el balón está en otra zona del campo”, valoró O’Brien.

Savage sigue en el protocolo de conmociones y el entrenador en jefe sentenció que es muy probable que T.J. Yates inicie el domingo ante los Jaguars de Jacksonville.

Yates terminó con 14 pases completos en 26 intentos para 175 yardas y dos anotaciones, que al final no impidieron la derrota de los Texans (4-9), que están ya eliminados de la fase final.


Anuncio