Anuncio
Share

Presidente del PPD viaja a Washington para defender los intereses de P.Rico

Presidente del PPD viaja a Washington para defender los intereses de P.Rico

Héctor Ferrer Ríos, Presidente del Partido Popular Demócrata de Puerto Rico. EFE/ARCHIVO

El presidente del opositor Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer, viaja hoy a Washington para defender los intereses de Puerto Rico en relación a la reforma fiscal de EEUU, que se teme provoque el abandono masivo de empresas manufactureras estadounidenses que operan en la isla.

La nueva reforma tributaria federal podría afectar a cerca de 70.000 empleos del sector manufacturero en la isla, un Estado Libre Asociado de EE.UU., según han alertado expertos y organismos, entre ellos, la Asociación de Industriales de Puerto Rico.

“Puerto Rico se juega la vida. Por esa razón, el liderato del Partido Popular Democrático, entre estos los ex gobernadores Aníbal Acevedo Vilá y Alejandro García Padilla, así como nuestros legisladores, continuaremos unidos en este esfuerzo”, afirmó Ferrer hoy en un comunicado de prensa.

Ferrer defenderá los intereses de Puerto Rico frente al proyecto legislativo HR 1, del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes federal, que supone una propuesta de reforma del Código de Rentas Internas federal, con el objetivo de atraer producción manufacturera a EE.UU.

El objetivo es que la actividad manufacturera vuelva a Estados Unidos y con ella los ingresos, producción y generación de empresas de EE.UU. que por razones tributarias han mantenido sus operaciones fuera de ese país.

Estas compañías son responsables de cerca de 70.000 empleos directos y 200.000 indirectos en la isla.

La gravedad del asunto es que esas empresas que ahora podrían dejar Puerto Rico bajo la nueva normativa que puede aprobarse generan aproximadamente el 35 % de la recaudación tributaria de la isla.

Las secciones 4301 y 4303 del proyecto legislativo HR 1 afectarían en especial a Puerto Rico, ya que requieren a las empresas la tributación en EE.UU. de las ganancias generadas fuera de ese país -como a efectos de tributación se considera a la isla- e impondrían además un impuesto del 20 % a las compras que una sociedad afiliada estadounidense haga a otra afiliada fuera del país norteamericano.

Además, el pasado 9 de noviembre, el Comité de Finanzas del Senado federal presentó una propuesta para la reforma contributiva federal, que inserta disposiciones para proteger la actividad manufacturera en EE.UU. que afectarían de forma directa las operaciones de las empresas estadounidenses en la isla.

“Tenemos que continuar advirtiendo en el Congreso el efecto catastrófico que tendría para el país la desaparición de nuestro sector manufacturero, que hoy representa el 48 % del producto bruto”, indicó Ferrer.

“Lamentablemente, el resultado será que cerrarán sus operaciones en la isla, y aumentará dramáticamente el desempleo, ya que uno de cada cinco empleos en la isla depende del sector manufacturero”, sentenció Ferrer.


Anuncio