Anuncio
Share

Responsable FEMA en P.Rico reconoce que no está satisfecho dadas carencias

Responsable FEMA en P.Rico reconoce que no está satisfecho dadas carencias

El coordinador de operaciones para Puerto Rico de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema, por sus siglas en inglés), Mike Byrne, dijo hoy que no está satisfecho con que haya todavía personas en la isla que tras el huracán María sufren la carencia de servicios básicos. EFE/ARCHIVO

El coordinador de operaciones para Puerto Rico de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema, por sus siglas en inglés), Mike Byrne, dijo hoy que no está satisfecho con que haya todavía personas en la isla que tras el huracán María sufren la carencia de servicios básicos.

Byrne subrayó que no puede sentirse satisfecho con la situación actual, aunque resaltó que la magnitud de los daños ocasionados por María es algo que no tiene comparación con otros desastres naturales en los que ha ayudado por todo el territorio de los Estados Unidos en el plazo de las dos últimas décadas.

El funcionario dijo que no descansará hasta que la situación mejore, pero recordó que en Puerto Rico Fema lleva a cabo su labor de ayuda a más de un millón de personas, como indicó “una cifra que es mucha gente”.

“Sabemos que la gente sufre y continuaremos trabajando hasta que la ayuda llegue a todos”, resaltó Byrne, en presencia del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló.

El gobernador dio a conocer hoy que Byrne será el nuevo coordinador de recuperación de desastres para la isla, lo que supone que supervisará a recién establecida la Oficina Central de Reconstrucción y Recuperación (OCRR), entidad que controlará el uso de las millonarias ayudas que se esperan para paliar unos daños que el Ejecutivo de San Juan estima rondan los 94.000 millones de dólares.

Byrne tendrá así la última palabra a la hora de que se apruebe el destino de fondos federales en Puerto Rico por los daños ocasionados por María.

El pasado mes de septiembre los huracanes Irma y en especial María destrozaron las infraestructuras de la isla caribeña y dejaron un saldo de más de 50 muertos, razón por la que el Gobierno de Puerto Rico ha solicitado unas ayudas a Washington de 94.000 millones de dólares.


Anuncio