Anuncio
Share

Menos incertidumbre impulsará transacciones internacionales de Latinoamérica

Menos incertidumbre impulsará transacciones internacionales de Latinoamérica

La eliminación de ciertos factores sociopolíticos de incertidumbre en Latinoamérica auguran un crecimiento importante en los próximos tres años de las fusiones y adquisiciones internacionales, explicó hoy a Efe Jaime Trujillo, presidente para la región de Baker McKenzie. EFE/ARCHIVO

La eliminación de ciertos factores sociopolíticos de incertidumbre en Latinoamérica auguran un crecimiento importante en los próximos tres años de las fusiones y adquisiciones internacionales, explicó hoy a Efe Jaime Trujillo, presidente para la región de Baker McKenzie.

La firma divulgó esta semana sus pronósticos de transacciones internacionales, con un aumento del 24 % para este año, hasta los 94.000 millones de dólares, mientras que calculó para 2018 un 15 %, unos 108.000 millones de dólares.

“Muchos de los factores de incertidumbre que afectaron la actividad de negocios en el 2016 y a principios de 2017 parecen estar resolviéndose”, aseguró Trujillo en entrevista con Efe.

El ejecutivo se refirió específicamente a la estabilidad política y fuerza que han ido ganando los gobiernos de Argentina y Brasil, como también a los temas de reforma agraria y proceso de paz “que parecen estar decantándose” en Colombia.

De igual forma mencionó que la “impopularidad” de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, entre inversionistas parece estar superándose por el “favoritismo” del candidato presidencial derechista, el expresidente Sebastián Piñera (2010-2014).

Trujillo matizó que mientras temas como las políticas impositivas o los entornos competitivos son superados por los inversionistas con el rediseño de sus planes de inversión, la incertidumbre sociopolítica logra “posponer” estos negocios.

Sin embargo, Baker McKenzie augura en su Pronóstico Global de Transacciones un incremento importante en estas transacciones con respecto a los 76.000 millones de dólares de 2016 y además anticipó una actividad por 134.000 millones de dólares en 2019.

Trujillo precisó que estas proyecciones tienen además en cuenta la gran liquidez que existe entre las grandes corporaciones de Latinoamérica, la cantidad de recursos que tienen acumulado los fondos de capital privado y las tasas de interés históricamente bajas.

El presidente para América Latina de Baker McKenzie indicó que Brasil, que “va a salir de la crisis fortalecido”, y México siguen impulsando ese crecimiento en la región, y que en general los sectores que más ayudan a este impulso son la infraestructura, la salud y la industria inmobiliaria.

Sobre la incertidumbre por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, en inglés NAFTA), Trujillo señaló que “los mexicanos ya han tenido tiempo para asumir esa eventualidad y se han abierto al mundo en el hipotético caso de una caída” de ese acuerdo.

Indicó que la gente le ha perdido el miedo a la retórica del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, porque “lo que dice no es necesariamente lo que hace”.

“La gente se dio cuenta que una cosa era Trump en campaña y otra en la vida real. Le ha costado mucho sacar adelante sus iniciativas”, agregó.

Trujillo enfatizó que aún si faltara el NAFTA “México es una jurisdicción muy importante para inversionistas de Estados Unidos y de Canadá".

Las proyecciones sitúan así un incremento del 185 % en las operaciones internacionales de México el próximo año en comparación con 2017, mientras que en Colombia se estima será del 200 %, y en Chile del 29 %.

El experto destacó que el crecimiento previsto en Colombia, que depende del resultado de la elecciones presidenciales del próximo año y de la consolidación del proceso de paz que le va a abrir varias puertas al país.

Sin embargo, aseguró que Colombia “ha tenido una tradición democrática y una reputación de que no da grandes giros y los inversionistas prevén que es improbable que haya un presidente de izquierda o por lo menos de extrema izquierda”.

Por otro lado, el informe prevé que el alza en los precios del cobre y del mineral de hierro, así como la recuperación económica en Brasil contribuyan a una aceleración en las operaciones regionales a partir de 2018.

Subraya que ayudó también la disminución de los temores sobre la posible imposición por parte del Gobierno estadounidense de una tasa de impuestos del 35 % a los exportadores mexicanos, pese a que medidas similares aún podrían ser impuestas, y la disminución de la inflación en Brasil.


Anuncio