Anuncio
Share

Presidente Cámara Representantes de P.Rico

El presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, Carlos Méndez, defendió hoy la actuación del portavoz alterno del gobernante Partido Nuevo Progresista (PNP) en esa entidad legislativa, Urayoán Hernández Alvarado, sobre la ayuda destinada a damnificados en Villalba. EFE/ARCHIVO

El presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, Carlos Méndez, defendió hoy la actuación del portavoz alterno del gobernante Partido Nuevo Progresista (PNP) en esa entidad legislativa, Urayoán Hernández Alvarado, sobre la ayuda destinada a damnificados en Villalba.

Méndez apoyó la gestión de Hernández Alvarado ante las alegaciones de irregularidades en la gestión realizadas por el alcalde municipio, Luis Javier Hernández Ortiz.

“Yo creo que hay una confusión. Los suministros de los que habla el señor alcalde son los suministros que estaba dando Unidos por Puerto Rico. La primera repartición que hubo se hizo a través de los alcaldes, luego hubo otra repartición que era a través de los legisladores y una tercera repartición a través de líderes comunitarios. Yo sé que el legislador -Urayoán Hernández- repartió mucha ayuda en el municipio de Villalba”, dijo.

Las expresiones del líder legislativo llegan después de que Hernández Ortiz, afiliado al opositor Partido Popular Democrático (PPD), levantará dudas sobre la gestión de la ayuda realizada y que esta llegara a su destinatarios de forma efectiva por medio de la gestión de Hernández Alvarado en Villalba.

“Aquí lo importante es que la ayuda haya llegado a los residentes de Villalba, Orocovis, Barranquitas y Coamo, que son municipios que él -Hernández Alvarado- representa”, indicó Méndez.

“Yo creo que el alcalde, en vez de estarse quejando, debería, si él tiene alguna evidencia, radicar una querella. Que lo coloque bajo juramento. Pero el decir que el representante hizo algo ilegal sin presentar pruebas, creo que le hace un flaco servicio a sus constituyentes”, subrayó Méndez.

Puerto Rico quedó completamente devastado después de que el pasado 20 de septiembre el huracán María atravesara la isla caribeña, cuyas infraestructuras quedaron severamente dañadas, se registraran pérdidas por valor de miles de millones de dólares y murieran más de 50 personas.

Miles de miembros de agencias estadounidenses repartieron en las semanas posteriores toneladas de agua, comida y medicamentos para atender las necesidades de la población afectada.


Anuncio