Anuncio
Share

Renuncia nominado de Trump para puesto en Agricultura afectado por trama rusa

Sam Clovis, exasesor de su campaña y nominado por el presidente, Donald Trump, para un alto cargo en el Departamento de Agricultura, renunció a ser considerado para el puesto tras conocerse sus conexiones con uno de los imputados en la investigación de la supuesta injerencia electoral rusa. EFE / ARCHIVO

Sam Clovis, exasesor de su campaña y nominado por el presidente, Donald Trump, para un alto cargo en el Departamento de Agricultura, renunció a ser considerado para el puesto tras conocerse sus conexiones con uno de los imputados en la investigación de la supuesta injerencia electoral rusa.

Clovis, por otro lado, también había recibido críticas por su falta de credenciales científicas para ocupar el puesto al que había sido nominado por Trump, el de subsecretario para Investigación, Educación y Economía del Departamento de Agricultura.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, confirmó hoy la renuncia de Clovis a la nominación, que le fue comunicada a Trump por carta este miércoles.

En esa carta, Clovis explica que “el clima político en Washington hace imposible” para él recibir “una consideración equilibrada y justa” en el Senado, encargado de evaluar y aprobar las nominaciones a este tipo de cargos.

Clovis, exasesor de la campaña electoral de Trump, se ha visto afectado por las recientes revelaciones de la investigación de la trama rusa, en particular por su relación con George Papadopoulos, imputado tras declararse culpable de mentir sobre sus contactos con individuos conectados con Moscú.

Según documentos judiciales vinculados a esa declaración de culpabilidad, Clovis fue uno de los supervisores de Papadopoulos, que fue asesor sobre política exterior en la campaña de Trump.

Trump ha minimizado el papel de Papadopoulos en su equipo electoral, al asegurar que era un “voluntario de bajo nivel”, aunque informes de prensa han revelado que estuvo en contacto frecuente con altos cargos de la campaña y trató de programar una reunión del magnate con el presidente ruso, Vladímir Putin.

Paul Manafort, exjefe de campaña de Trump, y su exsocio Rick Gates se entregaron este lunes al FBI tras ser acusados dentro de la investigación de la trama rusa, liderada por el fiscal especial Robert Mueller, de 12 cargos relacionados con delitos financieros.

Esos cargos no están vinculados al trabajo que desempeñaron ambos en la campaña de Trump y el mandatario aseguró este miércoles, en una llamada a una periodista del New York Times, que está tranquilo y que la investigación de Mueller no tiene “nada que ver” con él.

La investigación que dirige Mueller desde mayo pasado pretende determinar si hubo injerencia rusa en las elecciones de 2016 en EEUU y algún tipo de coordinación entre el Kremlin y la campaña de Trump.


Anuncio