Anuncio
Share

Fundación sanitaria de Puerto Rico trató a 5.000 personas tras paso de María

Alrededor de 25 profesionales de la salud se han unido a la fundación puertorriqueña Haití se Pone de Pie para ofrecer sus servicios a más de 5.000 personas en 30 municipios de Puerto Rico en necesidad ante la falta de medicamentos y ayuda médica por el devastador azote del huracán María. EFE/ARCHIVO

Alrededor de 25 profesionales de la salud se han unido a la fundación puertorriqueña Haití se Pone de Pie para ofrecer sus servicios a más de 5.000 personas en 30 municipios de Puerto Rico en necesidad ante la falta de medicamentos y ayuda médica por el devastador azote del huracán María.

La fundación fue creada por médicos puertorriqueños para ofrecer prótesis y cirugías ortopédicas a los haitianos necesitados.

Según relató hoy a Efe el vicepresidente de Haití se Pone de Pie, el ortopeda pediátrico Humberto Guzmán, la misión médica arrancó por iniciativa del presidente del organismo, Carlos Mellado, dos días después del paso del ciclón, visitando refugios en el municipio de Canóvanas y luego en la isla-municipio de Vieques.

Guzmán detalló que la misión principal de la organización fue atender a los refugiados que tuviesen problemas de presión arterial, diabetes o tiroides y entregarles medicamentos, debido que las farmacias y oficinas médicas estaban cerradas por la falta de luz.

“El impacto es gigante para un país que no estaba preparado. La falta de luz ha sido el mayor problema en todo”, admitió Guzmán, uno de estos profesionales de la salud de la fundación, que incluyen médicos, farmacéuticos, estudiantes de medicina y voluntarios que se han movilizado a atender a las miles de personas alrededor de la isla.

De igual forma, la gran cantidad de postes de electricidad caídos sobre las carreteras, puentes derrumbados e inundaciones en municipios como Yabucoa, Comerío y Naranjito han atrasado las misiones médicas, según contó Guzmán.

Para el galeno, es imprescindible hacer estos viajes a diario para atender pacientes y llevarles medicamentos, ya que ante la falta de electricidad, que según cifras oficiales está en un 37,9 por ciento de generación, “sus vidas están en riesgo”.

“Además de brindar consultas médicas en los distintos pueblos de la isla, hicimos un gran recogido de medicamentos, que le proveemos de forma gratuita a cada paciente. Es un esfuerzo exitoso gracias al respaldo que hemos recibido”, ahondó.

Y la misión parece que no culminará por buen tiempo.

El martes atendieron a 192 personas en Juncos, y hoy el grupo de profesionales atendería a otros cientos de ciudadanos en el área oeste de la isla, arrancando en el municipio de Mayagüez, el viernes en Quebradillas y el sábado en Aguadilla.

“María fue desastroso para nuestra isla. Jamás pensamos que tendríamos que recrear la ayuda de Haití se Pone de Pie acá, pero estamos disponibles para nuestra gente desde el día uno”, dijo por su parte Mellado en un comunicado de prensa.

“El huracán dejó a miles con condiciones crónicas (tanto físicas como emocionales) sin ningún tipo de ayuda médica. Nos estamos moviendo a las comunidades para brindarle los servicios necesarios a ancianos y personas delicadas de salud”, resaltó.

Y debido a la gran falta de electricidad en los hospitales -alguno de los cuales funcionan mediante generadores de electricidad de tamaño industrial -al igual que en las oficinas médicas, el grupo de profesionales han tenido que regresar a municipios en los cuales ya habían ofrecido sus servicios.

Haití se Pone de Pie fue fundada por Mellado tras el terremoto de Haití en el año 2010, que dejó a sobre 300.000 muertos.

Desde ese momento, la fundación -con algunos de sus miembros- han ido al país caribeño al menos 25 veces para intervenir quirúrgicamente a cientos de personas.

No obstante, para Guzmán, el huracán María es incomparable con el terremoto en Haití.

“Ahora es otro tipo de catástrofe. Esto es más de servicio básico, emergencia primaria y tratamiento”, aseguró Guzmán, quien pidió la disponibilidad y servicio de más médicos, farmacéuticos y profesional de la salud a unirse a la Fundación para ayudar en la isla.

“Si logramos tener ayuda médica suficiente, lograremos salvar aun más vidas. Necesitamos voluntarios en los campos de la salud para que nos ayuden a atender con más rapidez a nuestros hermanos”, enfatizó Guzmán.


Anuncio