Anuncio
Share

Texas se compromete a retirar polémica placa confederada de Capitolio estatal

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, se comprometió hoy a retirar del Capitolio estatal una polémica placa que alaba los "hechos heroicos" del Ejército confederado y afirma que la causa subyacente de la Guerra Civil estadounidense (1861-1865) no fue la esclavitud. EFE/EPA/ARCHIVO

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, se comprometió hoy a retirar del Capitolio estatal una polémica placa que alaba los “hechos heroicos” del Ejército confederado y afirma que la causa subyacente de la Guerra Civil estadounidense (1861-1865) no fue la esclavitud. EFE/EPA/ARCHIVO

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, se comprometió hoy a retirar del Capitolio estatal una polémica placa que alaba los “hechos heroicos” del Ejército confederado y afirma que la causa subyacente de la Guerra Civil estadounidense (1861-1865) no fue la esclavitud.

Este compromiso se anunció después de que Abbot se reuniera en Dallas (Texas) con el legislador demócrata Eric Johnson, quien hace tres días rellenó una petición oficial para eliminar la placa “Niños del Credo Confederativo”, situada a escasos metros de la oficina de este político afroamericano.

“El gobernador quiere que la Junta de Preservación del Estado investigue cuál es el procedimiento para retirar la placa porque está de acuerdo en que es históricamente incorrecta y no quiere información inexacta exhibida en el Capitolio” estatal, afirmó Johnson al medio local Texas Tribune tras el encuentro.

Este distintivo confederado, que fue inaugurado en 1959, indica que la guerra civil estadounidense (1861-1865) “no fue una rebelión ni su causa subyacente fue la esclavitud”, entre otras afirmaciones imprecisas.

El legislador afroamericano indicó que tomó “todas las medidas legalmente necesarias” para solicitar que esta placa “históricamente inexacta” sea eliminada del edificio donde se concentra el poder legislativo estatal.

“Espero una consideración favorable y rápida de mi solicitud”, añadió.

La decisión que tomó hoy Abbott no era la esperada, ya que en anteriores ocasiones el gobernador aseguró que eliminar la simbología confederada “no borrará el pasado de la nación y no hace avanzar el futuro de la misma”.

Entre estatuas, edificios, escuelas y otros lugares, en Texas hay al menos 178 espacios dedicados a la Confederación, según datos de la Comisión estatal de Veteranos, cifra superior a otros estados que lucharon en el bando del sur durante la contienda, como Florida (61), Luisiana (91) o Alabama (107).

De hecho, en el propio Capitolio existe una docena de lugares o monumentos dedicados a soldados o generales confederados.

“En la reunión nos hemos centrado exclusivamente en esta placa, pero el gobernador ya sabe mi posición respecto a las otras estatuas confederadas”, matizó Johnson.

La controversia sobre los monumentos confederados volvió al debate nacional después del episodio de violencia racial que se vivió en Charlottesville (Virginia) a mediados de agosto, en el que tres personas murieron y 35 resultaron heridas durante una marcha de supremacistas blancos.

Desde entonces, varias ciudades de Texas, como San Antonio, Austin o Dallas, decidieron retirar monumentos de este tipo de lugares públicos y pasar a exponerlos en museos locales, entre otras iniciativas.

Por otra parte, el alcalde de Houston, el demócrata Sylvester Turner, dijo a finales de agosto que la urbe más grande del estado estudia retirar una estatua confederada de uno de los parques más conocidos después de recibir una petición firmada por cerca de tres mil personas.

El mandatario, también afroamericano, apuntó que es importante tomar una decisión “apropiada” que sea en el mejor interés de la ciudad espacial y que no glorifique aquellos hechos de la historia que “no merecen ser honrados”.

Sin embargo, una reciente encuesta llevada a cabo por la Universidad de Texas (UT) y el Texas Tribune reveló que la mayoría de los texanos -casi un 60 %- dejarían las estatuas confederadas en los lugares en los que se encuentran.

Sólo el ocho por ciento de los encuestados eliminaría totalmente estos monumentos, y un 30 % las movería a museos locales o estatales.

En EEUU hay más de 700 monumentos en 31 estados en honor al bando confederado de la guerra civil, formado por los estados secesionistas favorables a la esclavitud y que perdió la contienda.


Anuncio