Anuncio
Share

Estudio relaciona cirugía de cataratas en mujeres con alargar la vida

La operación de cataratas en mujeres mayores de 65 años reduce en un 60 % los riesgos de muerte anticipada, asegura un informe dado a conocer hoy. EFE/ARCHIVO

La operación de cataratas en mujeres mayores de 65 años reduce en un 60 % los riesgos de muerte anticipada, asegura un informe dado a conocer hoy. EFE/ARCHIVO

La operación de cataratas en mujeres mayores de 65 años reduce en un 60 % los riesgos de muerte anticipada, asegura un informe dado a conocer hoy.

“La cirugía de cataratas puede mejorar el funcionamiento general (de la persona), lo que representa un mecanismo potencial para explicar su asociación con la disminución de la mortalidad”, señaló Anne Coleman, directora de la investigación.

La pesquisa fue realizada por la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) y se basó en información recogida por Iniciativa de Salud de la Mujer (WHI), así como en datos de Medicare.

Se analizaron los registros de 74.044 mujeres mayores de 65 años que presentaban cataratas, encontrando que 41.735 de ellas fueron operadas para remover los puntos nubosos de sus ojos.

Al comparar los resultados de longevidad y muerte de las mujeres operadas con las que no se sometieron a la cirugía, el estudio encontró que la operación redujo el riesgo de muerte por enfermedades vasculares, infecciosas, neurológicas pulmonares y cáncer.

Aunque el reporte no establece una relación directa de causalidad, los autores consideran que uno de los factores podría ser que las personas operadas de cataratas viven de una manera más segura que las que continúan con la enfermedad.

Así, un estudio anterior de la Universidad de Brown sobre pacientes de mayores de 65 años encontró que la operación de cataratas disminuyó en 16 % el riesgo de fractura de cadera en el año siguiente a la cirugía, y en 23 % para los pacientes operados de cataratas severas.

Otro factor que el estudio de UCLA señaló es que el 37 % de las mujeres operadas de cataratas tenían ingresos superiores a los 50.000 dólares al año, lo que les permitía igualmente hacer un mejor seguimiento de su salud y aumentar la prevención de enfermedades o corregirlas en estados tempranos.

Las pacientes operadas de cataratas acreditaban exámenes rutinarios de mamografía, una vida más activa y mejores índices de salud general.

No obstante, “un estudio adicional de la interacción entre la cirugía de cataratas, las enfermedades sistémicas y la mortalidad relacionada con las enfermedades, sería informativo para una mejor atención de los pacientes”, proyectó la investigadora Coleman.


Anuncio