Anuncio
Share

Tillerson reitera a Pakistán que debe esforzarse más en la lucha antiterrorista

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson (c), desembarca en la base de Nur Khan en Islamabad (Pakistán). EFE

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson (c), desembarca en la base de Nur Khan en Islamabad (Pakistán). EFE

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, reiteró hoy que Pakistán debe aumentar sus esfuerzos contra los terroristas que operan en el país, durante una reunión en Islamabad con el primer ministro paquistaní, Shahid Khagan Abbasi, quien defendió los logros de su nación en la lucha antiterrorista.

“El secretario reiteró el mensaje del presidente (de EEUU Donald) Trump de que Pakistán debe incrementar sus esfuerzos para erradicar a los insurgentes y terroristas que operan en el país”, indicó en un comunicado la embajada estadounidense en Islamabad.

La visita del secretario de Estado se produce en un momento de tensiones entre los dos países, después de que Trump afirmase en agosto que Islamabad tiene “mucho que perder” si continúa “albergando” a terroristas, en el anuncio de la nueva estrategia de EEUU para el sur de Asia.

Tillerson remarcó en la reunión con Abbasi el rol “vital” que Pakistán puede desarrollar junto con Estados Unidos para facilitar la paz en Afganistán y en la región, y los intereses comunes de ambos países en la lucha contra grupos terroristas que son una amenaza para ambos.

Abbasi, por su parte, afirmó que Pakistán está “comprometido con la lucha contra el terrorismo” y defendió que se han logrado resultados.

“Los Estados Unidos pueden dar por seguro que somos socios estratégicos en la lucha contra el terrorismo y que hoy Pakistán está luchando la mayor guerra contra el terrorismo del mundo”, remarcó el primer ministro.

Al encuentro de Tillerson con Abbasi asistieronr los ministros paquistaníes de Exteriores, Khawaja Asif, y de Defensa, Khurram Dastgir Khan, así como el jefe del Ejército, el general Javed Bajwa, entre otros.

El diplomático estadounidense llegó a Islamabad, donde solo se detuvo unas horas, un día después de visitar Kabul, donde se reunió con el presidente afgano, Ashraf Gani, y reiteró el compromiso claro de EEUU con la paz en Afganistán dentro de la nueva estrategia de Washington para el sur de Asia, en cuyo marco aumentó el mes pasado en 3.000 el número de militares desplegados en suelo afgano.

Allí, afirmó que Washington ha realizado “peticiones muy específicas” a Pakistán para “debilitar el apoyo que reciben los talibanes”.

Las duras críticas de Trump el pasado 21 de agosto provocaron un aumento de la tensión en las relaciones entre Washington e Islamabad, que pospuso viajes oficiales entre ambos países.

Desde hace años, Kabul y Washington acusan a Islamabad de dar refugio en su territorio a grupos terroristas que atentan en países vecinos, como la facción de los talibanes Red Haqqani, que lleva a cabo atentados en Afganistán.

Las relaciones se suavizaron tras la liberación por parte del ejército paquistaní el 11 de octubre, tras recibir información de EEUU, del matrimonio compuesto por el canadiense Joshua Boyle y la estadounidense Caitlan Coleman, junto con sus tres hijos, tras cinco años de secuestro a manos de la Red Haqqani.

Tras el rescate de los Boyle, Trump destacó la colaboración del país asiático y afirmó que se trató de un “momento positivo” en las relaciones entre los dos países.


Anuncio