Anuncio
Share

El beneficio neto de GM cae un 83 % en nueve primeros meses de 2017 por Opel

Los beneficios netos de General Motors (GM) se redujeron a 1.287 millones de dólares en los nueve primeros meses del año, un 83 % menos que en 2016, por los costes de la venta de Opel a PSA, aunque el fabricante considera que su estrategia está funcionando. EFE/ARCHIVO

Los beneficios netos de General Motors (GM) se redujeron a 1.287 millones de dólares en los nueve primeros meses del año, un 83 % menos que en 2016, por los costes de la venta de Opel a PSA, aunque el fabricante considera que su estrategia está funcionando. EFE/ARCHIVO

Los beneficios netos de General Motors (GM) se redujeron a 1.287 millones de dólares en los nueve primeros meses del año, un 83 % menos que en 2016, por los costes de la venta de Opel a PSA, aunque el fabricante considera que su estrategia está funcionando.

GM publicó hoy los resultados del tercer trimestre, periodo en que perdió 2.981 millones de dólares, frente a 2.773 millones de beneficios en 2016, debido a un cargo de 5.400 millones de dólares por la venta de Opel/Vauxhall al grupo francés PSA.

Sin contar estos costes, los beneficios de sus operaciones existentes se redujeron a 115 millones de dólares, un 95,8 % menos que en el mismo periodo de 2016.

En el conjunto del tercer trimestre, GM tuvo unos ingresos netos de 33.600 millones de dólares, un 13,5 % menos que hace un año.

Las ganancias antes de intereses e impuestos (Ebit) ajustado fue de 2.523 millones de dólares, un 31,1 % menos que en 2016.

En los nueve primeros meses de 2017, los beneficios netos de la compañía se han reducido a 1.287 millones de dólares, una caída del 83 %, mientras que el Ebit ajustado se sitúa en 9.759 millones de dólares, un 4,7 % menos que en 2016.

Durante una conferencia telefónica con analistas y medios de comunicación, Mary Barra, presidenta de GM, afirmó que los resultados del tercer trimestre fueron “sólidos, a pesar de una menor producción planificada en Norteamérica”.

Barra insistió en que, con el cierre de la venta de Opel/Vauxhall al grupo francés PSA, el fabricante estadounidense sigue trabajando para concentrarse “en áreas de mayor retorno” económico para los accionistas de la compañía.

Parte de esa estrategia es la finalización de la venta del brazo financiero de la compañía, GM Financial, en Europa y que Barra confirmó que se producirá a finales de año.

Pero la venta de Opel/Vauxhall y de GM Financial Europa no supondrá la desaparición de GM del mercado europeo.

Barra reveló durante la conferencia telefónica que Europa es uno de las regiones que GM está considerando para la comercialización de vehículos autónomos en el futuro inmediato.

“Estamos trabajando mucho para ser los líderes (de la conducción autónoma) y estamos evaluando qué mercados pueden generar el máximo valor para los accionistas”, explicó la presidenta, que añadió que “absolutamente” Europa es uno de esos mercados.

Tras su retirada de Europa, GM generó en Norteamérica y en el tercer trimestre 2.068 millones de dólares de ganancias antes de intereses e impuestos, una reducción del 42,2 % con respecto al mismo periodo de 2016.

El resto del mundo, englobado en la unidad de Operaciones Internacionales, GM ganó 337 millones de dólares, un aumento del 53,1 %, en el tercer trimestre, mientras que el brazo financiero de GM, General Motors Financial, incrementó sus beneficios a 310 millones de dólares.

La situación en Suramérica también mejoró con unas ganancias de 52 millones de dólares, frente a los 118 millones de pérdidas del mismo periodo.

“En Suramérica, estamos ganando cuota de mercado y ganando mercado”, aseguró Barra.

Chuck Stevens, director financiero de GM, explicó que los buenos resultados de la compañía en Suramérica es fruto de que la compañía está aplicando la “misma hoja de ruta que se aplicó en Norteamérica hace 7-8 años” para salir de la crisis: reducción de la capacidad productiva y más flexibilidad de la estructura de costes.

Esas medidas han permitido que el umbral de rentabilidad de GM en Suramérica, y especialmente en Brasil, sea un 40 % inferior al que existía anteriormente.

Stevens señaló que, para conseguir estos resultados, GM está transfiriendo producción de vehículos de la planta de montaje brasileña de Sao Paulo a la que cuenta en Gravataí, en el estado de Rio Grande do Sul, que tiene un menor coste laboral.


Anuncio