Anuncio
Share

El municipio de Canóvanas sufre temporal tras temporal, esta vez de María

Dos de los militares estadounidenses que participan en la recuperación de Puerto Rico caminan por una calle del municipio Canóvanas (Puerto Rico) hoy, viernes 6 de octubre de 2017. EFE

Dos de los militares estadounidenses que participan en la recuperación de Puerto Rico caminan por una calle del municipio Canóvanas (Puerto Rico) hoy, viernes 6 de octubre de 2017. EFE

Temporal tras temporal, el municipio puertorriqueño de Canóvanas, ubicado al este de San Juan, ha recibido múltiples embates de estos fenómenos, sufriendo inundaciones por crecidas de ríos, puentes derrumbados y destrozando casas en barrios de escasos recursos.

Esta vez, hace ya más de dos semanas, fue el poderoso huracán de categoría 4 María que azotó a Puerto Rico, y Canóvanas sufrió los estragos del ciclón, especialmente en los barrios de San Isidro, Villa Hugo I y Villa Hugo II, dejando a cientos de familias sin un techo seguro o sus viviendas totalmente destrozadas.

“Lo perdí todo. Estoy durmiendo en el piso. Aquí no hay nada, buscando que nos den un poquito de todo”, contó a Efe Ángel Alberto Díaz Samot mientras se mantenía sentado fuera de lo que fue su residencia en Villa Hugo I.

Canóvanas es uno de 54 de los 78 municipios que componen Puerto Rico declarados por las autoridades locales como “zona de desastre” debido a los daños causados por el huracán María entre el 19 y 20 de septiembre pasado.

“No hay agua ni para cocinar ni nada. Está triste de verdad. Perdí las medicinas, la ropa, todo”, resaltó el anciano, quien a pesar de que ya no cuenta con pertenencias ni ropa, los vecinos le ayudan con comida, y a quienes considera más familia que sus propios hijos, de quienes dijo que desconoce de ellos.

"¿Para dónde voy a coger? Yo tengo hijos, pero no sé ni donde están. Hay que sobrevivir como dé lugar y continuar con la visión de superarme”, enfatizó Díaz Samot, quien no obstante, recibió el jueves una caja de agua y comida de parte del Ejército de Estados Unidos y la alcaldía de Canóvanas.

Tras el paso del huracán María, que dejó a Puerto Rico totalmente a oscuras, casi a la mayoría de la población sin agua e incomunicada, la administración de Ricardo Rosselló arrancó un plan para crear diversos centros de acopio en algunos municipios para distribuir ayudas a localidades aledañas.

Uno de estos municipios fue Canóvanas, que le suple bienes a San Juan, Río Grande, Loíza, Carolina y Trujillo Alto.

La alcaldesa de Canóvanas, Lornna Soto, dijo a Efe que aunque en dicho centro de acopio alberga miles de cajas de agua y otras miles de libras de comida, la falta de medios de transporte ha sido la mayor problemática para distribuir las ayudas a los municipios colindantes.

Ante esto, el teniente general tres estrellas Jeffrey Buchanan, al frente de las operaciones militares para la recuperación de Puerto Rico, acudió al centro de acopio, tomó notas en una pequeña libreta para atender rápidamente la situación.

Bajo su nuevo comando, Buchanan es además el líder de las operaciones en Puerto Rico del Departamento de Defensa y “principal enlace” con la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA), los servicios de emergencia que se encuentran en la isla.

Durante su estadía en Puerto Rico, Buchanan ya ha tenido la oportunidad de visitar algunos de los pueblos más devastados por María, como las islas-municipios de Vieques y Culebra, así como Utuado, Ponce, Guaynabo y Canóvanas.

A todos estos municipios, Buchanan encabeza un grupo de militares que llevan agua y comida a los residentes de algunos de los barrios más afectados, como hizo en San Isidro, Villa Hugo I y Villa Hugo II.

“Los daños en Canóvanas son peores que en otras zonas”, admitió Buchanan, a cargo de hasta el momento 11.500 oficiales militares, divididos en áreas médicas, logística, asistes de suministros en helicópteros y camionetas.

“Estaremos en Puerto Rico mientras nos necesiten... serán al menos varias semanas”, explicó a Efe Buchanan, quien previo a llegar a la isla colaboró también en los desastres que dejó el huracán Harvey en Texas e Irma en Florida.

“Es lo peor que he visto de los tres ciclones. Nos quedaremos acá más tiempo porque el daño es más grave, y traer la ayuda es más difícil”, enfatizó el líder militar.

La visita de Buchanan a Texas, Florida y Puerto Rico le ha dado la oportunidad de analizar el comportamiento de los residentes de esos dos estados y el territorio estadounidense.

“Algo bien importante es que en el sentido de familia y comunidad es bien fuerte. Eso será un punto importante para reconstruir a Puerto Rico”, afirmó a EFE Buchanan, quien también fue el encargado de liderar las operaciones militares en Nueva Orleans tras la devastación del huracán Katrina, en 2005.

Y a pesar de que Puerto Rico vive una crisis económica por una deuda pública que sobrepasa los 70.000 millones de dólares y seguramente puede que se duplique por el paso de María, Alex Cruz, miembro del cuerpo de baile de “breakdance” Time Machine Squad, está claro en el resurgir de su isla.

“Hay mucha necesidad, pero estamos trabajando duro para levantar el país. Hay que seguir pa’ lante (para adelante). Los que se vayan, pues felicidades, pero nosotros nos quedamos para levantar al país”, aseguró este hombre residente de La Central, sector de Canóvanas.


Anuncio