Anuncio
Share

La Cámara Baja aprueba un proyecto de ley para frenar la ayuda a Nicaragua

La Cámara de Representantes del Congreso aprobó hoy un proyecto de ley denominado "Nica Act" destinado a frenar los desembolsos internacionales a Nicaragua hasta que ese país celebre unas elecciones "libres, justas y transparentes". Los congresistas patrocinadores de la "Nica Act" son la republicana Ileana Ros-Lehtinen y el demócrata Albio Sires. EFE/ARCHIVO

La Cámara de Representantes del Congreso aprobó hoy un proyecto de ley denominado “Nica Act” destinado a frenar los desembolsos internacionales a Nicaragua hasta que ese país celebre unas elecciones “libres, justas y transparentes”. Los congresistas patrocinadores de la “Nica Act” son la republicana Ileana Ros-Lehtinen y el demócrata Albio Sires. EFE/ARCHIVO

La Cámara de Representantes del Congreso aprobó hoy un proyecto de ley denominado “Nica Act” destinado a frenar los desembolsos internacionales a Nicaragua hasta que ese país celebre unas elecciones “libres, justas y transparentes”.

Los congresistas patrocinadores de la “Nica Act”, la republicana Ileana Ros-Lehtinen y el demócrata Albio Sires, informaron de la aprobación del proyecto por unanimidad en la Cámara Baja, de mayoría conservadora.

Ahora el proyecto debe pasar a ser considerado por el Senado.

Una versión similar a la actual “Nica Act” ya fue aprobada por unanimidad el año pasado en la Cámara de Representantes, semanas antes de que se celebraran en Nicaragua unas controvertidas elecciones en las que no pudo participar el principal grupo opositor y el presidente, Daniel Ortega, consiguió su cuarto mandato y tercero consecutivo.

Tras la renovación del Congreso con las elecciones legislativas y presidenciales de noviembre pasado, un grupo de congresistas liderados por Ros-Lehtinen volvió a presentar la iniciativa para que pudiera ser considerada en este nuevo periodo de sesiones.

El objetivo de la “Nica Act” es hacer que la Administración estadounidense se oponga a la concesión de préstamos al Gobierno de Daniel Ortega, de 250 millones a 300 millones de dólares anuales, “excepto por razones humanitarias o para promover la democracia en Nicaragua”.

El Gobierno nicaragüense ha señalado la “Nica Act” como “irracional, inoportuna e improcedente”, y ha reconocido que su aprobación desestabilizaría al país.

Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de Nicaragua y es la principal fuente de sus remesas, que alcanzan hasta un 6 % del producto interno bruto (PIB), mientras que las inversiones estadounidenses generan 300.000 empleos en el país centroamericano.


Anuncio