Anuncio
Share

Un estudio vincula sanidad pública con resultado en los comicios de en 2016

La calidad de los servicios de salud pública afectó a los resultados de las elecciones de 2016 y pudo ser un factor determinante a la hora de que numerosos ciudadanos cambiaran el sentido de su voto con respecto a los comicios de 2012, según un estudio divulgado hoy en este país. EFE/ARCHIVO

La calidad de los servicios de salud pública afectó a los resultados de las elecciones de 2016 y pudo ser un factor determinante a la hora de que numerosos ciudadanos cambiaran el sentido de su voto con respecto a los comicios de 2012, según un estudio divulgado hoy en este país. EFE/ARCHIVO

La calidad de los servicios de salud pública afectó a los resultados de las elecciones de 2016 y pudo ser un factor determinante a la hora de que numerosos ciudadanos cambiaran el sentido de su voto con respecto a los comicios de 2012, según un estudio divulgado hoy en este país.

Según el informe, publicado por la revista científica Plos One, condados en que los servicios de salud contaban con menos recursos acabaron decantándose por el ahora presidente, el republicano Donald Trump, pese a no haber respaldado cuatro años antes al candidato conservador, Mitt Romney.

“A lo largo de todo el país, hemos encontrado condados con servicios de salud pública deficientes que cambiaron drásticamente en favor del candidato republicano en 2016 en comparación con la elección de 2012", señaló en el artículo Jason Wasfy, doctor del Hospital General de Massachusetts (MGH) y responsable del estudio.

El ensayo, elaborado en colaboración con el Departamento de Ciencias Políticas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), cruzó los resultados electorales en 3.009 condados del país, lo que supone un 95 % de los 3.142 existentes, con los datos sobre servicios de salud públicos recopilados por la Fundación Robert Wood Johnson.

En un primer momento, se estableció que un 5,4 % de los votantes habían cambiado el sentido de su voto entre ambos candidatos, de los cuales un 88 % lo hizo en favor de Trump y el 12 % restante, en contra.

A continuación se compararon los resultados con los datos compilados en la base de datos de la fundación, que recoge información sobre el número de médicos por habitante o el número de madres adolescentes.

Aunque Wasfy reconoció no poder determinar la causalidad de este efecto, destacó que el estudio “revela la posibilidad” de que la sanidad pública tuviera un papel “determinante” en la orientación del voto.

En los comicios del 2016, la candidata demócrata, Hillary Clinton, logró cerca de tres millones de votos populares más que su rival, pero Trump ganó el voto electoral por 304 a 232, algo que los detractores del magnate inmobiliario recuerdan constantemente.

En Estados Unidos, el voto es indirecto, es decir, cuando un candidato gana el voto popular en un estado obtiene el compromiso de voto de los representantes del Colegio Electoral correspondientes, que en total son 538 y se reparten su representación en el Congreso.

“Más que nada, considero que estos resultados demuestran que la salud es una realidad que puede afectar a la vida de las personas y a sus decisiones”, sentenció Wasfy.


Anuncio