Anuncio
Share

Comienza el juicio contra el líder del ataque de Bengasi en 2012

El libio Ahmed Abu Jatala, acusado de liderar en 2012 el ataque contra el consulado de EEUU en Bengasi, se sienta desde hoy en el banquillo para responder por la muerte del embajador de EEUU en Bengasi y de otros tres estadounidenses, delitos por los que podría ser condenado a cadena perpetua. EFE/ARCHIVO

El libio Ahmed Abu Jatala, acusado de liderar en 2012 el ataque contra el consulado de EEUU en Bengasi, se sienta desde hoy en el banquillo para responder por la muerte del embajador de EEUU en Bengasi y de otros tres estadounidenses, delitos por los que podría ser condenado a cadena perpetua. EFE/ARCHIVO

El libio Ahmed Abu Jatala, acusado de liderar en 2012 el ataque contra el consulado de EEUU en Bengasi, se sienta desde hoy en el banquillo para responder por la muerte del embajador de EEUU en Bengasi y de otros tres estadounidenses, delitos por los que podría ser condenado a cadena perpetua.

El juicio comenzó pasadas las 09.30 hora local (13.30 GMT) en una sala en la Corte del Distrito de Columbia.

Está previsto que hoy, ante el juez Christopher R. “Casey” Cooper, los abogados de la defensa y de la acusación expongan su visión sobre lo ocurrido en Bengasi y el papel que jugó en esos hechos Abu Jatala, recluido desde hace años en una cárcel de Alexandria (Virginia), a las afueras de Washington.

En un extremo de la sala, se sentó el jurado popular, compuesto por 12 personas y que tendrá que alcanzar una conclusión unánime para declarar culpable o inocente al acusado.

Abu Jatala se ha declarado no culpable de los 18 cargos que se le imputan y niega haber orquestado el ataque del 11 de septiembre de 2012 al consultado de Bengasi, en el que fallecieron varios libios, el embajador de EEUU, Chris Stevens; el diplomático Sean Smith; y dos empleados de la CIA, Tyrone S. Woods y Glen Doherty.

El ataque supuso el primer asesinato de un embajador estadounidense en activo desde 1979, cuando perdió la vida el embajador en Afganistán Adolph Dubs.

El 15 de junio de 2014, Abu Jatala fue capturado en una vivienda de Bengasi en una operación secreta de las fuerzas especiales de EEUU y del FBI para, a continuación, montar a bordo de un buque de la Marina y ser interrogado durante 13 días, en medio del mar y sin la presencia de ningún abogado.

El testimonio que Abu Jatala ofreció durante ese viaje a través del océano Atlántico será parte de las pruebas del juicio a pesar de las quejas de su abogado, Eric L. Lewis, quien acusa al Gobierno de recluir a su cliente en un bote bastante “lento” para interrogarle durante el mayor tiempo posible.

En su escrito de acusación, el Gobierno considera que Abu Jatala era el “comandante” de Ubaydah Bin Jarrah, una milicia extremista de Bengasi que quería instaurar la sharía (ley islámica) en Libia y que se unió al grupo terrorista Ansar al Sharia en 2011, justo cuando cayó el régimen de Muamar el Gadafi.

Según el Ejecutivo, varios testigos han señalado a Jatala como líder del atentado porque proporcionó importante información a los atacantes y les dio “apoyo material y recursos” para asaltar el consulado y un edificio anexo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

El ataque, que coincidió con el undécimo aniversario de los atentados de 2001 en EEUU, se convirtió en una herramienta de los republicanos para desgastar al entonces presidente Barack Obama (2009-2017) y su secretaria de Estado y posterior candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton.

Los republicanos llegaron a abrir una investigación en el Congreso contra Clinton, a quien acusaron de no haber tomado suficientes medidas para salvaguardar la seguridad del consulado y de haber ocultado información al culpar de las protestas y del ataque, en un principio, a un vídeo antiislámico.

Después de dos años y siete millones de dólares, la investigación de los republicanos concluyó que no había elementos para inculpar directamente a Clinton.


Anuncio