Anuncio
Share

Error de capitán provocó naufragio cerca a Bahamas en 2015, concluye informe

La Guardia Costera de EE.UU. señaló hoy que la mala interpretación de la fuerza del huracán Joaquín por parte del capitán del carguero "El Faro" propició el hundimiento de ese buque y la muerte de su tripulación, ocurrida en octubre de 2015. EFE/ARCHIVO

La Guardia Costera de EE.UU. señaló hoy que la mala interpretación de la fuerza del huracán Joaquín por parte del capitán del carguero “El Faro” propició el hundimiento de ese buque y la muerte de su tripulación, ocurrida en octubre de 2015. EFE/ARCHIVO

La Guardia Costera de EE.UU. señaló hoy que la mala interpretación de la fuerza del huracán Joaquín por parte del capitán del carguero “El Faro” propició el hundimiento de ese buque y la muerte de su tripulación, ocurrida en octubre de 2015.

En un informe con los resultados de la investigación del hundimiento cerca de Bahamas del carguero, que costó la vida a 33 personas, la Guardia Costera señaló que el capitán del navío, Michael Davidson, debió haber tomado otra ruta en su viaje desde Jacksonville, en el norte de Florida, hasta San Juan, Puerto Rico.

El buque zarpó de Jacksonville tres horas después de que el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos advirtiera que la tormenta tropical Joaquín se convertiría en huracán un día más tarde, como sucedió efectivamente, alcanzado vientos máximos sostenidos de 150 millas por hora (240 kilómetros por hora).

El capitán de los guardacostas Jason Neubauer, encargado de una investigación de dos años, señaló en una rueda de prensa que de haber sobrevivido, Davidson habría visto revocada su licencia.

“Durante períodos críticos de la navegación (el capitán) falló en entender la severidad de la situación”, señaló Neubauer, presidente de la Junta de Investigación Marítima.

El capitán “juzgó mal” la trayectoria de Joaquín y la capacidad del carguero de resistir condiciones climatológicas adversas, de acuerdo a los investigadores.

El informe señala que cuando el buque empezaba a perder propulsión y a hundirse, Davidson no reconoció “la magnitud de la amenaza presentada por la inundación en la bodega combinada con las condiciones meteorológicas pesadas”.

“El capitán no tomó las medidas apropiadas en consonancia con la naturaleza emergente de la situación a bordo de ‘El Faro’, incluyendo alertar a la tripulación y hacer los preparativos para abandonar el buque”, agrega el documento.

El reporte recomienda “penalidades civiles”, aunque no criminales, para la empresa dueña del buque, Tote Maritime, de Puerto Rico, debido a que no garantizó “la seguridad de las operaciones marítimas y no proporcionó en tierra apoyos de operaciones náuticas a sus buques”.

El documento, que fue distribuido de manera privada el sábado a los familiares de las 33 víctimas, destaca que la compañía falló en cuatro “factores clave”, entre ellos no cumplir con los tiempos obligados de trabajo y descansos, así como fallos en el entrenamiento de personal especial ante situaciones de emergencia.

Neubauer señaló que durante el incidente, según se desprende las grabaciones recuperadas del carguero de 240 metros de eslora, la tripulación sufrió de fatiga y ansiedad, y ello fue “un factor que contribuyó en la tragedia”.

El hundimiento de “El Faro” es considerado por las autoridades marinas del país como uno de los peores desastres marítimos de barcos con bandera estadounidense en las últimas décadas.

El documento, que consigna 31 recomendaciones relativas a seguridad, sugiere a la Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) que evalué sus productos y personal encargados de pronósticos, “específicamente en relación con las tormentas que pueden no llegar a tierra pero que pueden afectar intereses marítimos”.

Poco después de difundido el reporte, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) de EE.UU. dio a conocer que planea emitir su informe sobre esta tragedia el próximo 12 de diciembre, en Washington.


Anuncio