Anuncio
Share

El Gobierno condena las “acciones agresivas” de Rusia en Ucrania

La nueva embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley (d-.abajo), participa en un Consejo de Seguridad que discute la tensa situación en Ucrania hoy, jueves 2 de febrero de 2017, en la sede principal de la ONU en Nueva York (EE.UU.). EFE

La nueva embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley (d-.abajo), participa en un Consejo de Seguridad que discute la tensa situación en Ucrania hoy, jueves 2 de febrero de 2017, en la sede principal de la ONU en Nueva York (EE.UU.). EFE

El Gobierno condenó hoy en la ONU las “acciones agresivas” de Rusia en Ucrania y exigió el fin de la actual escalda de la violencia.

“Queremos mejorar nuestras relaciones con Rusia, sin embargo, la crítica situación en Ucrania oriental demanda una condena clara y contundente de las acciones rusas”, dijo ante el Consejo de Seguridad la nueva embajadora en Naciones Unidas, Nikki Haley.

Haley subrayó que EE.UU. apoya al pueblo ucraniano, “que ha sufrido durante casi tres años bajo ocupación rusa y una intervención militar”, y aseguró que las sanciones impuestas a Moscú en relación con Crimea se mantendrán hasta que devuelva el control de la península a Ucrania.

En su primera intervención en una sesión formal del Consejo, la representante estadounidense insistió en que Rusia y los separatistas deben respetar el alto el fuego y hacer todo lo posible para detener la violencia.

Haley defendió que la salida al conflicto en Ucrania pasa por implementar al completo e inmediatamente los acuerdos de Minsk, sellados hace casi dos años para poner fin a la guerra.

“Cada día que pasa, más gente está en riesgo de morir de frío o por la explosión de un mortero”, alertó.

La embajadora estadounidense se pronunció así en una reunión del Consejo de Seguridad que analiza la actual escalada de la violencia en el este de Ucrania.

Hoy, el presidente ruso, Vladímir Putin, acusó a las autoridades ucranianas de caldear el conflicto en el este del país para poder acercarse al nuevo presidente, Donald Trump, después de haber apoyado a su rival en las elecciones.

Mientras, Kiev denuncia que han sido Moscú y los separatistas prorrusos los que han provocado el actual rebrote del conflicto.


Anuncio