Anuncio

Chicago rechaza amenaza de Trump y pide recursos para enfrentar violencia

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, evitó referirse directamente al tema, mientras que su portavoz remitió las consultas de los periodistas a una declaración realizada el martes, antes del tweet, donde señaló que el Gobierno federal podía hacer mucho mediante el aporte de recursos para combatir las armas ilegales y endurecer las penas. EFE/Archivo

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, evitó referirse directamente al tema, mientras que su portavoz remitió las consultas de los periodistas a una declaración realizada el martes, antes del tweet, donde señaló que el Gobierno federal podía hacer mucho mediante el aporte de recursos para combatir las armas ilegales y endurecer las penas. EFE/Archivo

La ciudad de Chicago, víctima de una ola de violencia que dejó más de 750 homicidios en 2016, lamenta la frivolidad con la que el presidente Donald Trump afronta este delicado tema a través de uno de sus ya famosos tweets.

"¡Si Chicago no arregla esta horrible carnicería, 228 tiroteos en 2017 con 42 muertos (24 % más que en 2016), voy a enviar a los federales!”, escribió anoche el presidente en Twitter, poniendo nuevamente a esta ciudad como ejemplo de violencia descontrolada, tal como lo hizo durante su campaña presidencial.

El comentario de Trump provocó hoy la reacción de los funcionarios locales e introdujo en la discusión al gobernador de Illinois, el republicano Bruce Rauner, así como a funcionarios de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y de la Fiscalía federal del Distrito Norte de Illinois.

“La epidemia de homicidios en Chicago es más seria que un tweet de media noche del nuevo Twitter en Jefe”, escribió hoy en un comunicado de prensa el congresista demócrata Luis Gutiérrez, quien representa al cuarto distrito de Illinois.

Gutiérrez opina que el presidente no está interesado en resolver un problema nacional de las armas de fuego baratas que matan diariamente a jóvenes en las calles, sino en publicidad y en “mostrarse hostil ante grandes ciudades como Chicago para satisfacer a sus electores suburbanos y rurales”.

El superintendente de policía de Chicago, Eddie Johnson, declaró hoy que la afirmación de Trump “es tan amplia que no tengo la menor idea de lo que está hablando”.

"¿De qué habla, de enviar a la Guardia Nacional a patrullar las calles y realizar redadas?, se preguntó Johnson, ante la posibilidad de una intervención militar directa que no ocurrirá según Rauner.

“Nunca hablé del tema de la violencia con Trump y además lo considero un error, porque los soldados no están preparados para este tipo de acción”, manifestó el gobernador, el único que tendría autoridad para desplegar tropas en el estado.

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, evitó referirse directamente al tema, mientras que su portavoz remitió las consultas de los periodistas a una declaración realizada el martes, antes del tweet, donde señaló que el Gobierno federal podía hacer mucho mediante el aporte de recursos para combatir las armas ilegales y endurecer las penas.

“El Gobierno federal puede ser un socio en el combate de la violencia callejera de las pandillas, algo que abandonó hace décadas al recortar los recursos”, aseguró.

Emanuel reconoció que tanto el FBI como la Agencia de Control del Tabaco, Alcohol y Armas de Fuego (ATF), ya colaboran con la ciudad, pero dijo que “podrían hacer mucho más”.

La oficina del FBI en Chicago aseguró hoy en un comunicado que “trabaja en estrecha colaboración” con sus socios locales y estatales para combatir los crímenes violentos, además en Chicago aporta recursos.

Por su parte, la oficina del fiscal federal Zachary Fardon informó que se han lanzado “nuevos programas de combate al crimen a nivel local y estatal”, pero no comentó sobre la posible existencia de alguna otra iniciativa.

También, la concejal del Distrito 3, la afroamericana Pat Dowell, rechazó la posible intervención militar y dijo que la ciudad podría usar más fondos federales para crear empleos, programas educativos e invertir en los vecindarios deprimidos.

“Necesitamos más empleos y menos cárceles”, señaló.

Lo mismo expresó su colega David Moore, del Distrito 17, para quien el presidente debería hablar de dólares federales para programas de desarrollo, infraestructura e incentivos a empresas que se instalen en los vecindarios conflictivos que no han recibido inversiones durante años.

“Cualquier otra cosa no va a funcionar, sería solamente una solución temporal”, agregó

Trump fue declarado persona no grata por el Concejo Municipal de Chicago, que en noviembre retiró un cartel que designaba desde el 2006 con su nombre la calle ubicada frente a la torre de 98 pisos y el hotel que construyó junto al río Chicago. EFEUSA


Anuncio