Anuncio

México cae 28 lugares en Índice de Corrupción y es el peor valorado de OCDE

México cayó 28 posiciones en el Índice de Percepción de la Corrupción 2016, siendo el país peor evaluado de la OCDE y ubicándose en el número 123 de 176 naciones examinadas, informó hoy la ONG Transparencia Internacional (TI), autora del documento. EFE/ARCHIVO

México cayó 28 posiciones en el Índice de Percepción de la Corrupción 2016, siendo el país peor evaluado de la OCDE y ubicándose en el número 123 de 176 naciones examinadas, informó hoy la ONG Transparencia Internacional (TI), autora del documento. EFE/ARCHIVO

México cayó 28 posiciones en el Índice de Percepción de la Corrupción 2016, siendo el país peor evaluado de la OCDE y ubicándose en el número 123 de 176 naciones examinadas, informó hoy la ONG Transparencia Internacional (TI), autora del documento.

“Las reformas anticorrupción y la primera etapa de implementación del Sistema Nacional Anticorrupción no fueron suficientes para reducir el efecto de los continuos escándalos de corrupción en todo el país y frenar la caída de México en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2016", indicó en un boletín.

Así, la ONG consideró que la falta de “contrapesos reales” entre poderes, así como “el número y la gravedad” de los casos de corrupción expuestos a la opinión pública y “los niveles de impunidad”, fueron “determinantes” en esta nueva evaluación del país.

El país obtuvo una puntuación de 30 en una escala que va de 0 a 100, donde 0 es el país peor evaluado en corrupción y 100 es el mejor evaluado en la materia.

“La calificación actual es cinco puntos menos que la de la medición anterior”, señaló el comunicado sobre este informe, basado en la percepción de expertos del sector privado sobre la corrupción en el público.

De esta manera, México se mantiene por debajo de sus principales socios y competidores económicos, pues 40 posiciones separan a México de China, India y Brasil.

“Entre las 35 economías que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México se ubica en el último lugar”, alertó la ONG.

En este sentido, consideró que las reformas anticorrupción y la primera etapa del Sistema Nacional Anticorrupción, implementado el pasado año, no fueron suficientes para reducir el efecto de los continuos escándalos de corrupción en todo el país, que merma en la percepción de transparencia.

“No basta con asegurar la transformación institucional. Los cambios en el marco legal e institucional deben acompañarse de acciones sistemáticas para desmantelar las redes de corrupción que afectan a un número importante de las instituciones públicas del país”, advirtió la ONG.

En este sentido, esbozó una serie de recomendaciones para México, pues la corrupción y la impunidad “deben ser excepción, y no regla”, en el país.

“Las redes de corrupción formadas por empresas y funcionarios públicos deben ser investigadas, perseguidas y desmanteladas”, agregó.

También instó a tener una Fiscalía General “autónoma e independiente para asegurar que la política anticorrupción del país no dependa ni de la política interna ni de la política externa” y congresos, en particular los locales, que cumplan con “su función institucional” de vigilancia y ser “contrapeso de los poderes ejecutivos”.

Además, pidió asegurar “la correcta implementación del Sistema Nacional Anticorrupción en el ámbito federal”, iniciando el proceso de creación de los Sistemas Locales Anticorrupción, porque 19 de las 32 entidades federativas del país todavía no lo han hecho.

“En el contexto económico del país, además de las medidas de austeridad anunciadas, deben incorporarse instrumentos adicionales que fortalezcan la apertura gubernamental, la integridad y la apropiada fiscalización del gasto público”, concluyó el informe.

La corrupción aumentó el año pasado en América Latina, según el Índice de Percepción de la Corrupción del 2016, que otorgó esta edición la mejor nota de la región a Uruguay y la peor a Venezuela.

El ránking, que a nivel mundial pone a Nueva Zelanda y Dinamarca como los países menos corruptos y a Somalia como el que más, evidencia que solo dos de los 19 países latinoamericanos aprobaron -al obtener más de 50 puntos de un máximo de cien- y que once empeoraron sus datos con respecto al año pasado.

Tras Uruguay, que sumó 71 puntos y quedó en la posición 21ª de la clasificación general, se colocó Chile (24ª posición, 66 puntos), seguido de Costa Rica (41ª, 58 puntos), Cuba (60ª, 47 puntos), Brasil (79ª, 40 puntos) y Panamá (87ª, 38 puntos).

En el extremo contrario, cierran la tabla latinoamericana Venezuela (166ª posición, 17 puntos), Haití (159ª, 20 puntos), Guatemala (136ª, 28 puntos) y Paraguay, México y Honduras, compartiendo la 123ª posición, 30 puntos.


Anuncio