Anuncio

Belichick impresionado con la velocidad de Falcons trabaja la defensa de los Patriots

Bill Belichick, entrenador en jefe de los Patriots de Nueva Inglaterra. EFE/Archivo

Bill Belichick, entrenador en jefe de los Patriots de Nueva Inglaterra. EFE/Archivo

El entrenador en jefe de los Patriots de Nueva Inglaterra, Bill Belichick, admitió estar impresionado por la rapidez que posee el ataque de los Falcons de Atlanta, sus rivales el próximo 5 de febrero en el Super Bowl LI de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Belichick destacó que todo su equipo de entrenadores ayudantes se encuentran en la mitad del trabajo que deben realizar de cara a preparar todos los aspectos del partido por el título del Super Bowl de la NFL.

Pero lo que ya habían descubierto es que la ofensiva de los Falcons posee una gran velocidad y también la defensa se mueve con muchísima rapidez”, destacó Belichick, que va a establecer nueva marca en la NFL al ser el primer entrenador en jefe que vaya a disputar siete partidos de Super Bowl. “Son tan rápidos o más que la media que se da en la liga en cada posición, algo que demostraron frente a todos los rivales”.

Lo anterior hace que aunque el axioma y consigna que cada jugador debe aprender cuando se encuentra bajo la dirección de Belichick: “cumplir con su trabajo”, en el caso de la defensa tendrá que duplicarse la responsabilidad.

No importa que haya sido el apartado del juego de equipo de los Patriots que más ha mejorado en la recta final de la temporada y también durante la fase final, ahora tendrá que superarse aun más ante un rival que arrolla con su ofensiva.

Nadie cuestiona lo que el mariscal de campo estelar Tom Brady puede hacer al frente de la ofensiva, pero ha sido la manera como ha mejorado la defensiva de los Patriots lo que vuelve a convertirlo en el favorito a ganar el quinto título del Super Bowl LI.

Belichick ya está convencido que frente a los Falcons la Super Bowl, la defensa cargará el mayor peso al enfrentar a la potente ofensiva de los Falcons, que ha anotado 80 puntos en los primeros dos partidos de los playoffs a pesar de tener enfrente a rivales como los Seahawks de Seattle y Packers de Green Bay.

El defensivo Duron Harmon, cuya tacleada evitó un touchdown en el segundo cuarto de la victoria de los Patriots por 36-17 ante los Steelers de Pittsburgh en el campeonato de la AFC el domingo, se refirió a las críticas que los defensores recibieron al inicio de la temporada.

“Claro que sí. Tratamos de no prestarle mucha atención a lo que se dice en la prensa, pero nos enteramos, sale en todas partes”, indicó Harmon. “Escuchamos que no habíamos sido puestos a prueba en todo el año”.

Los Patriots empezaron a tener que responder a las interrogantes que se plantearon sobre su defensa desde la pretemporada después de traspasar al liniero Chandler Jones a los Cardinals de Arizona.

Durante el primer mes, al equipo le costó generar presión contra el pase sin Jones, y las críticas se acentuaron y más cuando también surgió el inesperado traspaso a la mitad de la temporada del liniero Jamie Collins, y tres semanas después la defensa fue incapaz de provocar una sola pérdida de balón.

Los elogios iniciales que recibieron los recién llegados Chris Long y Eric Rowe derivaron en más presión para los veteranos de los Patriots.

Otro liniero, Dont’a Hightower y la secundaria liderada por Devin McCourty y Logan Ryan tenían que producir más si querían superar la situación de crítica permanente hacia ellos.

Lo hicieron, al convertir a la defensa de los Patriots la más impenetrable de la NFL en las últimas tres semanas de la temporada regular.

Luego afrontaron los playoffs encajando 15,6 puntos por partido, la menor cantidad que se dio en la liga durante la temporada regular, sin que para nada cambiase su eficacia en lo que va de la fase final con 16,5 tantos permitidos de promedio.

Además, incluidos los dos partidos de postemporada, la defensa de Nueva Inglaterra ha provocado 19 pérdidas del balón en los últimos ocho encuentros que han disputado.

Belichick asegura que todo se debe a que los jugadores siempre le tuvieron fe al plan de juego. Pero que enfrentar a rivales que avanzaron a la fase final al cierre de la temporada regular también ayudó a que se superasen en cada partido.

“No es algo que surge de la nada. No es cosa de encender y apagar un interruptor”, valoró Belichick. “Es el resultado de trabajo arduo, muchas reuniones, mucha comunicación sobre cómo vamos a hacer las cosas y luego ejecutar las jugadas en la cancha en un buen nivel competitivo”.

Esa filosofía es la que quiere mantener y llevar al máximo de eficacia en las casi dos semanas que aun le quedan de preparación de cara al gran reto y duelo que representa la ofensiva arrolladora de los Falcons, a la que controlarla será una de las claves que les abra el camino para conseguir el quinto título de campeones del Super Bowl.


Anuncio