Anuncio

Condado de Los Ángeles inicia censo de desamparados con preocupación

El condado de Los Ángeles inicia hoy un inventario de tres días de los desamparados, un problema que ha crecido desmesuradamente en los últimos años con un aumento en el número de hispanos. EFE/EPA/ARCHIVO

El condado de Los Ángeles inicia hoy un inventario de tres días de los desamparados, un problema que ha crecido desmesuradamente en los últimos años con un aumento en el número de hispanos. EFE/EPA/ARCHIVO

El condado de Los Ángeles inicia hoy un inventario de tres días de los desamparados, un problema que ha crecido desmesuradamente en los últimos años con un aumento en el número de hispanos.

El recuento se hace con más de 7.500 voluntarios que dedican al menos una tarde al esfuerzo de contar las personas que viven en la calle con el fin de “tener el número más exacto posible”, según la Autoridad de Servicios de Indigentes de Los Ángeles (LAHSA).

El censo se realizará hoy en los Valles de San Fernando, San Gabriel y Santa Clarita y en el este del condado de Los Ángeles que mereció el lamentable título de la “capital de los desamparados de EE.UU.” por su número de indigentes crónicos.

Mañana miércoles, se hará en el oeste de Los Ángeles, el área del sur la Bahía y en Santa Mónica, y el jueves 26, los voluntarios visitarán los sectores de Antelope Valley, metro Los Ángeles, Palisades-Malibú y el sur de Los Ángeles.

Para incluir específicamente a los jóvenes, el censo incluye un apartado especial para jóvenes menores de 18 sin un padre o adulto responsable, así como adultos jóvenes entre 18 y 24 años.

En el 2015, las autoridades tanto de la ciudad como del condado de Los Ángeles declararon una emergencia debido al aumento de personas sin hogar, destinando partidas adicionales para reubicación y otros servicios relacionados.

En noviembre, los votantes de Los Ángeles aprobaron la Proposición HHH, que autoriza un endeudamiento de cerca de 1.200 millones de dólares para construir vivienda de apoyo para los desamparados y que se pagará con un impuesto adicional a la propiedad.

El censo del año anterior encontró que en el condado, en una sola noche, hay cerca de 47.000 indigentes, un aumento del 5.7 por ciento con respecto al 2015.

El mayor incremento de los desamparados en 2016 se situó en el área del Valle de San Fernando, con sectores de alta participación hispana, donde se contaron más de 7.000 cada noche, un 35 por ciento más que en el año anterior.

El conteo de 2016 encontró que en el Gran Los Ángeles, el 27 por ciento de los indigentes eran hispanos, un 1 por ciento más alto que el de los blancos y superado únicamente por los afroamericanos que constituyeron el 39 por ciento.


Anuncio