Anuncio

El Barça encarrila semifinales tras acabar con la Real Sociedad de Vela

El delantero de la Real Sociedad Carlos Alberto Vela (d) pelea un balón con el defensa del FC Barcelona Lucas Digne durante el partido de ida de cuartos de final de la Copa del Rey, que se juega en el estadio de Anoeta de San Sebastián. EFE

El delantero de la Real Sociedad Carlos Alberto Vela (d) pelea un balón con el defensa del FC Barcelona Lucas Digne durante el partido de ida de cuartos de final de la Copa del Rey, que se juega en el estadio de Anoeta de San Sebastián. EFE

Los expresidentes Bill Clinton y George W. Bush recalcaron el “honor” de presidir Estados Unidos a sus sucesores en el cargo mediante cartas manuscritas que hoy hizo públicas la cadena ABC News.

Estas cartas, que proceden de la Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA), salen a la luz un día antes de que el presidente saliente, Barack Obama, ceda este viernes el mando al republicano Donald Trump con su ceremonia de su investidura.

La carta emitida por el presidente saliente y dirigida al entrante, escrita a mano y fechada el día de la investidura, el 20 de enero, se ha convertido en una tradición.

Tanto Clinton como Bush recalcaron el “honor” de presidir el país, felicitaron a su sucesor por alcanzar el mando del país y les desearon buena suerte a la vez que les dedicaron bendiciones.

En un tono amigable y relajado, los dos expresidentes empezaron sus cartas con un “estimado” seguido del nombre de pila de sus sucesores.

“Habrá momentos difíciles. Los críticos se enfurecerán. Tus ‘amigos’ te decepcionarán. Pero tú tendrás a un Dios todopoderoso para consolarte, a una familia que te ama, y un país que estará tirando de ti, incluyéndome a mí. No importa lo que venga, te inspirarás por el carácter y la compasión de la gente que ahora lideras”, dijo Bush a Obama en 2009.

Además, avisó al que mañana se despedirá de la Presidencia del “fantástico capítulo” que iba a empezar en su vida, que “pocos” logran conocer.

Bush se despidió con un “Dios te bendiga” y firmó con las iniciales “GW”.

Por su parte, en 2001, Clinton manifestó a Bush que se iba a embarcar en “la mayor aventura”, además de manifestarle lo “afortunado” que iba a ser de dirigir el país en un “momento de cambios profundos y en gran medida positivos”.

“Las cargas que ahora llevarás sobre tus hombros son grandes pero a menudo exageradas. La alegría de hacer lo que crees correcto no se puede expresar”, dijo el demócrata.

Clinton también recalcó que se iba a convertir en el presidente de “gente orgullosa, decente y buena”, en la que se incluyó, y firmó con su nombre de pila, Bill.


Anuncio