Anuncio
Share

Nominado al Tesoro promete menores impuestos y crecimiento sostenido del 3-4%

El candidato designado por el presidente electo de los Estados Unidos Donald Trump a dirigir el Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin, antes del escrutinio del Senado en el Capitolio, Washington, Estados Unidos, hoy, 19 de enero de 2017. Mnuchin rechazó hoy las acusaciones de haber sido "una máquina de ejecuciones hipotecarias" durante la crisis financiera de 2009 con la adquisición del banco californio en bancarrota IndyMac.

El candidato designado por el presidente electo de los Estados Unidos Donald Trump a dirigir el Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin, antes del escrutinio del Senado en el Capitolio, Washington, Estados Unidos, hoy, 19 de enero de 2017. Mnuchin rechazó hoy las acusaciones de haber sido “una máquina de ejecuciones hipotecarias” durante la crisis financiera de 2009 con la adquisición del banco californio en bancarrota IndyMac.

(MICHAEL REYNOLDS / EFE)

El nominado para dirigir el Tesoro por el presidente electo Donald Trump, Steven Mnuchin, afirmó hoy que la reforma fiscal, especialmente el recorte de impuestos, será la “prioridad” del nuevo Gobierno y señaló un objetivo de crecimiento económico “sostenido de entre el 3% y 4%".

“Deberíamos ser capaces de alcanzar un crecimiento sostenido del producto interior bruto (PIB) de entre el 3 % y 4 % anual”, aseguró Mnuchin en su audiencia de confirmación ante el Comité de Finanzas del Senado.

Para ello, el exejecutivo del banco de inversión Goldman Sachs, donde trabajó entre 1994 y 2002, remarcó que la reforma fiscal será “nuestra primera y más importante prioridad” en la agenda de crecimiento, incluida la reducción del impuestos de sociedades para mantener a las grandes empresas en EEUU.

Recientemente, Mnuchin señaló que el equipo económico de Trump está trabajando “en los mayores recortes de impuestos desde la Presidencia de Ronald Reagan” en la década de 1980.

La última vez que EEUU registró una expansión anual superior al 3% fue en 2004 y 2005, y en los últimos años el crecimiento medio ha sido de entorno del 2 % anual.

El plan económico del presidente electo incluye un agresivo plan de estímulo fiscal a través del aumento del gasto público en infraestructura y defensa y recorte de impuestos.

Ante las preguntas de los senadores acerca del impacto que este programa tendría sobre la ya abultada deuda de EEUU, Mnuchin subrayó que tanto él como Trump consideran que “la mejor manera de reducirla es a través del crecimiento económico”.

Sobre el valor del dólar, cuya reciente apreciación ha generado preocupación entre los exportadores, ya que encarece sus productos, apuntó que defiende “la fortaleza del dólar a largo plazo” porque es un reflejo de que “contamos con el clima de inversión más atractivo del mundo”.

El momento más tenso de la audiencia se produjo cuando los senadores demócratas, particularmente Sherrod Brown, de Ohio, hicieron hincapié en las acusaciones contra Mnuchin por haber sido “una máquina de ejecuciones hipotecarias” durante la crisis financiera de 2009 tras comprar la entidad californiana en bancarrota IndyMac.

“En la prensa se ha dicho que gestioné una máquina de ejecuciones hipotecarias. Eso no es cierto. Al contrario, estuve comprometido para realizar modificaciones de los préstamos con el objetivo de detener estos desahucios”, replicó.

Mnuchin, de 54 años, adquirió IndyMac en 2009, en plena crisis inmobiliaria, que rebautizó como OneWest y logró vender por suculentos beneficios en 2015.

Durante su gestión, sin embargo, se embargaron las casas de más de 30.000 californianos, en una operación que generó amplia polémica debido a los “métodos abusivos” del banco para llevar a cabo las ejecuciones hipotecarias, de acuerdo con los documentos de una demanda judicial.

“Si no hubiésemos comprado IndyMac, el banco probablemente habría sido desmantelado y vendido en partes a inversores privados, en el que el resultado para los consumidores habría sido mucho más sombrío”, recalcó el nominado por Trump.

Por otro lado, calificó como un “descuido” el haber dejado de notificar 100 millones de dólares en activos personales, entre los que figuran residencias en Nueva York y Los Ángeles, e inversiones inmobiliarias en México.

Y defendió, además, su posición como director de la firma de inversión Dune Capital International, con sede en el paraíso fiscal de las Islas Caimám, como una práctica habitual entre los fondos inversión y por la que pagaba los impuestos correspondientes.

De ser confirmado por el Senado, sería el tercer ejecutivo de Goldman Sachs que dirija el Ministerio de Economía estadounidense en las últimas dos décadas, tras Robert Rubin (1995-1999) y Hank Paulson (2006-2009) bajo las presidencias de Bill Clinton y George W. Bush, respectivamente.

Además de su experiencia en Wall Street, Mnuchin cuenta con un carrera como productor en Hollywood, donde financió éxitos como “Avatar” (2009) o “American Sniper” (2014).


Anuncio