Anuncio

Nominado de Trump defiende “dar acceso” a sanidad pero no garantiza cobertura

El nominado para dirigir la Sanidad, el congresista Tom Price, abogó hoy por crear un sistema sanitario que ofrezca "acceso" a los seguros de salud, pero evitó respaldar la reciente afirmación del presidente electo, Donald Trump, de garantizar "cobertura para todos". EFE

El nominado para dirigir la Sanidad, el congresista Tom Price, abogó hoy por crear un sistema sanitario que ofrezca “acceso” a los seguros de salud, pero evitó respaldar la reciente afirmación del presidente electo, Donald Trump, de garantizar “cobertura para todos”. EFE

El nominado para dirigir la Sanidad, el congresista Tom Price, abogó hoy por crear un sistema sanitario que ofrezca “acceso” a los seguros de salud, pero evitó respaldar la reciente afirmación del presidente electo, Donald Trump, de garantizar “cobertura para todos”.

En su primera audiencia de confirmación en el Senado, Price, congresista por Georgia y cirujano ortopédico de carrera, enfatizó que el plan de los republicanos para desmantelar la reforma sanitaria del presidente saliente, Barack Obama, no le quitaría la cobertura a nadie, diciendo que es “imperativo” que la gente pueda mantener su seguro.

Sin embargo, el aspirante a dirigir el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés) evitó respaldar la propuesta reciente de Trump de “un seguro para todos”, abogando por un sistema que ofrezca la oportunidad -no la garantía- de una cobertura.

Price se enfrentó hoy al duro escrutinio de los senadores demócratas en su primera audiencia de confirmación en el Comité de Salud de la Cámara Alta, especialmente ante preguntas sobre cómo el Gobierno del presidente electo, Donald Trump, planea reemplazar la reforma sanitaria del aún presidente Obama, conocida como Obamacare.

En su discurso de apertura, el congresista trató de reducir las tensiones partidistas ante la promesa republicana de acabar con la actual ley sanitaria, y defendió su experiencia como médico y especialista comprometido con la asistencia sanitaria asequible.

“Todos queremos un sistema de atención médica asequible, accesible a todos, de la más alta calidad, con el mayor número de opciones, impulsado por innovaciones líderes en el mundo y que responda a las necesidades de cada paciente”, afirmó Price.

El senador por Vermont y exaspirante a la Presidencia Bernie Sanders preguntó al nominado si la Administración de Trump está dispuesta a mantener la palabra del magnate, que en campaña prometió que no recortaría fondos para los servicios de seguridad social, Medicaid y Medicare, que proveen de acceso de salud a los más vulnerables.

“No tengo razones para pensar que eso ha cambiado”, contestó Price con cautela, al reconocer que no ha discutido el asunto con el multimillonario neoyorquino.

Sanders inquirió a Price sobre su defensa del acceso a la salud, algo que, según insistió el senador, no garantiza que las familias puedan pagarlo.

“Yo puedo tener acceso a comprar una casa de 10 millones de dólares. Pero eso no quiere decir que me la pueda permitir”, señaló el senador por Vermont.

La senadora demócrata Elizabeth Warren también aludió a la promesa de Trump de no recortar fondos ni acceso a las dotaciones de Medicaid y Medicare, y aconsejó a Price “imprimir las palabras de Trump y colgarla en su despacho” porque, según advirtió, los estadounidenses estarán vigilando que así sea.

La senadora Patty Murray, la legisladora con más alto rango del Comité de Salud de la Cámara Alta, desplegó una dura batería de preguntas sobre los planes conservadores de sustituir la actual reforma sanitaria.

“Mis electores se acercan a mí con lágrimas en los ojos, preguntándose qué futuro tiene su atención sanitaria dado el caos que los esfuerzos republicanos podrían causar”, dijo la senadora demócrata, en alusión a recientes estudios sobre el impacto de acabar con la ley.

Murray citó el estudio publicado este martes por la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por su sigla en inglés), no partidista, en el que se asegura que hasta 18 millones de personas perderían su seguro médico en un año si se deroga Obamacare.

La senadora también preguntó a Price por las informaciones vertidas en las últimas horas que apuntan que el congresista habría adquirido acciones de compañías farmacéuticas a sabiendas de que estas se beneficiarían de una legislación que él mismo estaba impulsando en el Congreso.

Price reconoció la compra de dichas acciones, pero negó haber tenido acceso a información privilegiada antes de realizar una compra.

Asimismo, los demócratas sacaron a relucir las votaciones que Price ha hecho a lo largo de su etapa en el Congreso en materia de derechos reproductivos de la mujer, ya que según afirmaron llegó a votar a favor de que un empleador pudiera rescindir el contrato de una mujer que hiciera uso de su seguro médico para comprar anticonceptivos.

Murray señaló el apoyo de Price para retirar fondos a la organización Planned Parenthood, dedicada a asistir a las mujeres en temas de planificación familiar, y su intención de revertir los beneficios de la cobertura de salud reproductiva.

“Tengo serias preocupaciones acerca de su comprensión sobre las necesidades de las mujeres en materia de atención médica básica como el control de la natalidad, (...) dadas sus propuestas para que las mujeres paguen más de su bolsillo por ello, y sus repetidos esfuerzos para desmantelar al proveedor más grande de nuestra nación de atención a la salud femenina, Planned Parenthood”, dijo la senadora.

Price, quien, sin embargo, si contó con la complacencia de los republicanos para llegar al cargo, se someterá a una nueva ronda de escrutinio, esta vez ante el Comité de Finanzas, el próximo día 24.


Anuncio